Procesaron a Rocca: hoy, ante Bonadio

Edición Impresa

Paolo Rocca, el empresario más importante de la Argentina y titular del Grupo Techint tendrá que presentarse en los tribunales de Comodoro Py entre hoy y mañana para lo que en la jerga se denomina “tocar el pianito” con sus huellas dactilares. Y a responder preguntas sobre dónde vive, con quién, de qué trabaja y cuáles sonGrabar sus condiciones socioambientales. Será a consecuencia del giro que adquirió la causa “cuadernos” y que ayer derivó en su procesamiento por dádivas y coimas, dictado por el juez Claudio Bonadio como integrante de la asociación ilícita que presuntamente recolectó sobornos durante el kirchnerismo. A eso se le sumó un embargo de $4000 millones que deberá cumplimentar cuando concurra a notificarse de la decisión del juez, que había estirado desde su intempestiva indagatoria, en la que deslindó responsabilidades en su N°2, Luis Betnaza por las negociaciones en torno a la nacionalización de la empresa SIDOR, propiedad del holding, en Venezuela. El juez no creyó en su descargo y lo ubicó en tiempo y espacio en las tratativas por el dinero que pactaron como compensación. Sin embargo, no dictó su prisión preventiva, a diferencia de otros hombres de negocios a los cuales el magistrado tampoco creyó su versión. Dato adicional: prohibió su salida del país, algo que ahora sí podría traer aparejado un quite de su visa estadounidense y una segura apelación a la Cámara Federal por ese status en el que lo ubicó el magistrado.

A contramano y en la misma resolución, Bonadio benefició con una falta de mérito al dueño de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, quien no sólo negó su responsabilidad en los hechos, pese a que una dirección compatible con sus oficinas aparecía en los escritos del exchofer Oscar Centeno, sino que agregó que jamás se le había insinuado desde el Ministerio de Planificación pedido indebido alguno. Para el juez no hubo posibilidad de vincularlo con ningún pago de sobornos, por lo que seguirá bajo investigación sin mayores consecuencias. “En el pago realizado no se vislumbra la matriz establecida en el resto de las entregas de dinero que fueron registradas por Oscar Centeno en sus anotaciones, sumado a que del testimonio del nombrado corresponde efectuar diversas medidas de prueba tendientes a verificar o descartar sus dichos”, sostuvo el juez, sobre el empresario allegado a Cambiemos y comprador de IECSA, la firma de Ángelo Calcaterra, primo del presidente Mauricio Macri.

Pero para Rocca, Bonadio afirmó que “se encuentra acreditado con el grado de certeza requerido en esta etapa procesal que Paolo Rocca, habría sido una de las personas que ordenó la entrega de dinero realizada por Héctor Zabaletta a los funcionarios del ex Ministerio de Planificación Federal, quienes luego ejecutaron los actos que eran propios de la función que cumplían, hallándose destinados a beneficiar a los cohechantes”.

El fallo incluyó variadas disposiciones y fue firmado junto a la ampliación de las acusaciones de los exfuncionarios Julio De Vido, José María Olazagasti, Roberto Baratta, Hernán Camilo Gómez y Nelson Lazarte. Pero otro sobre el que Bonadio estiró una definición, terminó por ser procesado: el exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina. Su exsecretario privado Martín Larraburu, corrió la misma suerte luego de admitir (ambos) haber recibido dinero de la recaudación aportada desde el Ministerio de Planificación para campañas electorales, aunque dijeron desconocer el origen del mismo. Abal Medina y Larraburu “deberán responder como participes necesarios, toda vez que participaron del retiro y distribución del dinero, que era entregado a los funcionarios quienes ejercían la decisión sobre las acciones propias de la función pública que debían realizarse como contrapartida de la suma de dinero entregada”. Sin embargo, Bonadio se había desprendido del tramo sobre los supuestos destinatarios de dinero “negro” para la política, donde habían sido imputados dirigentes camporistas.

La decisión del procesamiento a uno de los principales hombres de negocios del país repercutió en la Bolsa pero también agregó más confusión a las ya inescrutables resoluciones del magistrado: ayer mismo procesó a Alberto Padoán (presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario e investigado como titular de la firma Vicentín) que declaró en sintonía con Mindlin sobre ser ajeno a los hechos. Algo similar a lo declarado por otro procesado, Rubén Aranda de Chimen Aike. Además, ambos acreditaron no haber estado en el país en las referencias temporales de Centeno. El empresario Jorge “Corcho” Rodríguez también había dicho lo mismo frente a Bonadio y partió de tribunales. Mindlin “esquivó” la guadaña de Bonadio y sobre todo no corrió la suerte de Carlos Mundín (BTU), Néstor Otero, Raúl Vertúa y Juan Carlos Lascurain, que declararon en forma idéntica al dueño de Pampa, pero al contrario de los mencionados precedentemente, están detenidos por riesgos de obstrucción. En el caso de Rocca, Bonadio evitó escandalizar aún más al Círculo Rojo, y ni siquiera amagó con proceder a una eventual detención atada a un recurso de excarcelación. Lo procesó sin prisión preventiva.

Dejá tu comentario