“Quiero retirarme en Newell’s y con Bielsa”

Edición Impresa

• Nicolás Spolli, el caudillo del Catania

El frío no muy riguroso del invierno está dejando paso a los días cálidos, largos y soleados. En Catania, la segunda ciudad más grande de Sicilia, que tiene el deslumbrante paisaje del monte Etna, el volcán activo más grande de Europa, ya se vive la primavera.

Allí, Nicolás Federico Spolli, un santafesino oriundo de Coronel Bogado y «leproso» por naturaleza, está terminando su tercera temporada jugando para el Catania.

«Nunca tuve problemas de adaptación. Catania parece un club argentino. En la actualidad también están jugando «Papu» (Alejandro) Gómez, Mariano Izco, Gonzalo Bergessio, Juan Pablo Carrizo, Adrián Ricchiutti, Sergio Almirón, Cristian Llama y Pablo Barrientos. En el vestuario se toma mate y se escucha rock nacional y cumbia. Y afuera nos juntamos a comer entre familias... Obvio que el asado es lo primordial...».

Además, el «Flaco» Spolli comparte momentos con otros amigos argentinos, rosarinos y tan fanáticos de Newells como él: los rugbiers Joaquín Todeschini y Tomás Pucciariello, que juegan en el San Gregorio de Catania en el Top Ten italiano.

Se define como un zaguero fuerte, vehemente, pero leal, que nunca le gusta perder a nada y va a disputar la pelota como si fuera la última. Esas características le costaron que, cuando jugaba en la cuarta de Newells, el técnico Américo Rubén Gallego no lo dejara hacer más fútbol los jueves con la Primera.

«Tuve un par de encontronazos con jugadores de Primera y entonces el «Tolo» le pidió a Arsenio Ribeca, el entrenador de la cuarta división, que no me lleve más. Por eso los jueves terminaba practicando solo», contó risueño este hombre de 1,92 metro y 90 kg. No obstante, fue el propio Ribeca el que lo hizo debutar en Primera División el 12 de febrero de 2005 ante Vélez (1-1), en cancha de Huracán.

«Hay momentos que no se olvidan: el debut en la división mayor, el primer gol en Newells, en Rosario ante Argentinos (1-1), el primero con el Catania, de local con el Bolonia, y el que le hice hace dos semanas al Milan...».

Periodista: Sin dudas que el que más disfrutaste es el último que le convertiste al Milan...

Nicolás Spolli: Todos los goles tienen sus particularidades. Obviamente, el primero en Newells y el primero en Catania son los más esperados. Representaron una especie de desahogo. Sin embargo, el que le convertí al Milan tiene un sabor especial por la magnitud del rival.

Catania está realizando una campaña histórica en el presente Calcio. Hasta el momento, marcha octavo, igualando las mejores campañas del equipo en las temporadas 1960/1961 y 1964/1965.

«El equipo está bien y peleando por clasificar a la Europa League. Esto representa algo muy especial no sólo para el club, sino también para un pueblo que es muy futbolero. El catanesi es muy pasional, vive el fútbol como un argentino», comentó.

P.: En tres años te convertiste en el referente futbolístico del equipo y eso habla de tu auspicioso presente.

N.S.: Particularmente me siento bien. En el club siempre me trataron bien y si bien tuve que ir un par de fechas al banco, siempre me tocó jugar, por lo que no perdí la continuidad. Estoy contento de haber tomado la decisión de venir a jugar al Catania. Acá me siento como en mi casa y por eso renové contrato hasta junio de 2015.

P.: Igualmente se dice que te están viendo desde Inglaterra.

N.S.: Escuché esa versión, pero le pregunté a mi representante Daniel Sperandío y tampoco sabe nada. Me gustaría jugar en la Premier League, es un fútbol muy ordenado, físico y difícil de jugar, pero creo que no desentonaría por mis características.

P.: También te pretendieron Boca, River, Estudiantes y Gremio...

N.S.: Sé que antes de ser vendido al Catania me quiso Boca; lo de River fue un rumor, y en cuanto a Estudiantes y Gremio no hubo nada concreto. Para que me vaya de acá tiene que darse algo muy conveniente para todos. Siempre quise jugar en Italia.

P.: También te están siguiendo desde el cuerpo técnico del seleccionado argentino.

N.S.: Nunca recibí un llamado de ningún integrante del cuerpo técnico argentino. Lógicamente, me encantaría jugar en el seleccionado, pero sé que para que eso se dé tengo que rendir en el Catania. En mi puesto hay muy buenos jugadores en la Selección. Si bien me ilusiona cuando me dicen que me están siguiendo desde la Selección, trato de vivir con los pies sobre la tierra. Pero si hay un llamado..., bienvenido sea.

P.: ¿Cómo ves este presente de Newells, que penaba con el promedio y ahora pelea por el título?

N.S.: La llegada de Gerardo Martino les cambió la mentalidad a los jugadores, y de pelear en los puestos de abajo, ahora está para darles batalla a todos. No sé si está para campeón, pero sí va a estar prendido.

P.: Si te pregunto un club para terminar tu carrera me responderás Newells, ¿pero con qué técnico referente del club te gustaría poner fin a tu etapa como futbolista?

N.S.: Obvio que me gustaría terminar mi carrera en Newells y, si tuviera que elegir a un entrenador, me gustaría que fuera con Marcelo Bielsa. Aunque para que eso suceda se tienen que dar muchas cosas. Igualmente, por el momento, no pienso en el retiro.

Dejá tu comentario