Racing volvió a sonreir

Edición Impresa

No mejoró futbolísticamente, pero Racing ganó y le sirve para atenuar un clima que se había enrarecido después de la derrota del miércoles ante Boca por la Copa Argentina.

Racing fue de menor a mayor, porque empezó con muchas dudas en todas sus líneas, con muchos problemas para manejar la pelota, pero después del gol de cabeza de Fernando Ortiz, al comenzar el segundo tiempo, se tranquilizó y terminó justificando el triunfo.

Argentinos Juniors fue todo lo contrario. Empezó con un muy buen manejo de pelota y desbordando por izquierda con las subidas del veterano Diego Placente, que hizo una buena sociedad con Gustavo Oberman, pero se fue desdibujando con el correr de los minutos.

Mucho tuvo que ver la grave lesión de José Carlos Fernández (ver aparte) en el cambio de funcionamiento, aunque con el peruano en cancha mostró una llamativa falta de contundencia ofensiva.

El gol de Ortiz abrió el partido y Racing se dedicó a luchar para defenderlo, mientras que Argentinos Juniors denunció su falta de gol.

Crecieron Diego Villar y Mauro Camoranesi y Racing manejó mejor la pelota haciendo correr el tiempo; cuando el partido se complicó, Zubeldía apeló a Bruno Zuculini por Camoranesi para darle más lucha a la mitad de la cancha.

El 1 a 0 parecía inamovible, hasta que a los 43 minutos José Sand (que no había tenido una buena actuación) luchó y aguantó una pelota por izquierda habilitando al juvenil Ricardo Centurión, que con un tiro seco al primer palo puso el exagerado 2 a 0. Racing ganó y ahora puede empezar a encontrar el funcionamiento, del que está muy lejos.

Dejá tu comentario