Raro: vuelven a subir ventas de autos, pero se festeja en Brasil

Edición Impresa

• PATENTAMIENTOS DE 0 KM CRECEN UN 19%, PERO DOS DE CADA TRES AUTOS LLEGAN DESDE EL PAÍS VECINO
Mientras las compras de vehículos brasileños se incrementaron un 56% en lo que va del año, la demanda de los nacionales caen el 5%.

Aunque la primavera haya llegado con clima destemplado, septiembre está cerrando como otro mes caliente para las concesionarias de autos. Hasta el martes, los patentamientos de 0 km registraban un suba del 19% respecto del año anterior. Más allá que puede modificarse ese porcentaje cuando se carguen todos los datos, se confirmará la tendencia alcista que se sostiene desde enero. Con el noveno mes casi concluido, el acumulado de operaciones está 30% arriba del volumen alcanzado en 2016 para esta fecha. Así, 2017 está cada vez más cerca de convertirse en el segundo mejor año de la historia para el sector automotor con un mercado que se aproximará a las 900.000 unidades. Hasta ahí, las buenas noticias.

El lado oscuro de este "boom" de demanda es que quienes más se benefician del mayor consumo argentino son los fabricantes brasileños de autos. La crisis económica de ese país provocó el derrumbe de la demanda interna, lo que significó que se pasará de un volumen de ventas de más de 4 millones a tan sólo 2 millones. Ese excedente de capacidad ociosa de las líneas de producción se intentó amortiguar colocando autos brasileños donde fuere. La Argentina fue una opción atractiva y cercana.

La avalancha de autos "made in Brasil" se tradujo en agresivos descuentos de esos vehículos en el mercado interno. Los consumidores se beneficiaron (y se siguen beneficiando) por esas promociones y hacen subir las ventas pero de manera despareja. Si se toman los patentamientos de 0 km en estos primeros nueve meses, el balance es alarmante. Mientras los autos de origen brasileño muestran un crecimiento de la demanda del 56,5%, la de los vehículos nacionales retrocede un 5%. Es decir que crecen las ventas pero de autos brasileños. Si se tomara exclusivamente el comportamiento de las operaciones de vehículos nacionales, la euforia se transformaría en un lamento. Otra forma de medir la penetración brasileña es por la participación en el mercado. De cada tres autos que se comercializan, dos vienen del socio principal del Mercosur. Según el balance de estos primeros nueve meses, el 60% de los 0 km que se patentaron fueron brasileños y apenas un 27,7% tienen origen en alguna planta argentina. México ocupa el tercer lugar con 4,8% del total. El resto del ranking se reparte entre países como España, China y Alemania, entre otros.

Si bien 2017 no alcanzará a llegar al mejor registro histórico, que hasta el momento mantiene 2013, sí serán récord las ventas de autos importados. Tomando todos los vehículos que llegan del exterior, estos representan ya el 71% del mercado. La explicación de este fenómeno se puede encontrar en el cambio de política implementada por el actual Gobierno al asumir de quitar las restricciones que existían a las importaciones en los últimos años del kirchnerismo. Esto se debió a la falta de dólares que sufría el Banco Central durante el segundo mandato de Cristina de Kirchner. Otro motivo es que el dólar, más allá de los movimientos de las últimas semanas, se mantiene estable y, comparado con la evolución de los precios de los 0 km, está retrasado. Las listas de los autos que se producen en el país se fijan en pesos mientras que la mayoría de los importados se hacen en dólares. Por eso, si la divisa se mantiene estable van ganando competitividad contra el resto que se ajustan por la inflación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario