Rebeldía contra PRO por indefinición sobre urnas

Edición Impresa

No sólo el macrismo espera que regrese el jefe de Gobierno porteño del exterior (ver nota aparte) para que le dé respuesta al enigma sobre el cuarto oscuro porteño, es decir, la fecha en que se celebrarán las elecciones locales.
La indecisión de Mauricio Macri, quien por cierto cuenta con plazos aún para pronunciarse, mantiene a la oposición en una suerte de estado de alerta y confrontación.
Es que si el mandatario de la Capital Federal no convoca a las elecciones locales en forma separada y anticipada de las nacionales, los planes electoralistas de al menos un sector del kirchnerismo y de la Coalición Cívica se verán alterados.
Otros opositores al macrismo esperan en cambio que triunfe la postura de unificar los comicios y que tanto bancas locales como nacionales se disputen juntas el 25 de octubre próximo.
Como sea, mientras Macri no se pronuncia, la oposición comenzó a abroquelarse y entre todos los bloques reúnen mayoría, que PRO -aun siendo la bancada más numerosa- no logra.
Una porción del kirchnerismo ya se ha confesado adherente a la candidatura a diputado porteño de Jorge Telerman, quien ha cambiado de humor en las últimas horas. Ese ex jefe de Gobierno -si las elecciones de Capital son en junio- provocaría la ruptura del bloque Frente para la Victoria, donde casi la mitad se plegaría a su campaña junto con otros legisladores que Telerman dejó en la cámara de la Ciudad. Ha dicho que no será el referente del kirchnerismo, pero los acepta en su lista y que no se presentará si las elecciones son en octubre con las de diputados nacionales, aunque en giro comenzó a pensar en que sí podría presentarse igual. Ese grupo es el más dialoguista con el macrismo, el que ha protestado pero finalmente aliviado la sanción de leyes del oficialismo, junto con la Coalición Cívica. Bondades que están dispuestos a retacear ahora si no hay una fecha cierta de votación.
En la Coalición Cívica, que reunió a su mesa de autoridades la semana pasada, creen que Macri unificará los comicios para provocar la disputa electoral de Elisa Carrió contra Gabriela Michetti con la intención de desplazar a la chaqueña del escenario de presidenciables.
Aníbal Ibarra, que reúne cinco diputados, piensa en octubre para encabezar una lista propia, pero no en presentar candidatos en una votación separada.
Como sea, la inquietud por el calendario que mantiene la oposición al oficialismo local tendrá una muestra la semana que viene si no hay anuncios: una vez abierto el ciclo de sesiones, los proyectos de ley del macrismo no contarían con la colaboración que tuvieron hasta ahora, y además, la jugada podría hasta cobrarse una víctima. Es que hay un proyecto para interpelar al jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, por la concesión de gratificaciones extraordinarias a unos 150 directores generales de la administración, que resultaría con voto favorable.

Dejá tu comentario