Región paquistaní sale de órbita y ahora se rige por ley talibán

Edición Impresa

Islamabad - Las autoridades paquistaníes firmaron ayer un acuerdo con un grupo islamista para implantar un sistema de justicia basado en la «sharía» o ley islámica en la región noroccidental de Malakand, que será aplicado cuando se restaure la paz en el conflictivo valle de Swat.
El jefe de Gobierno de la Provincia de la Frontera del Noroeste (NWFP), Haider Khan Hoti, anunció que pactó con el grupo integrista Tehreek-e-Nafaz-e-Shariat Muhammadi (TNSM, Movimiento para el Refuerzo de la Ley Islámica) implantar un marco legal basado en la «sharía» en Malakand, región que incluye a Swat.
El TNSM tiene una fuerte presencia en el valle, donde numerosos grupos talibanes controlan una gran parte del territorio y combaten al Ejército paquistaní, que lanzó varias operaciones en la zona.
A la salida de una «jirga» o asamblea tribal dedicada a discutir el pacto, Hoti insistió en que la decisión de su Gobierno regional es fruto del diálogo con el TNSM y en concreto con su fundador, Sufi Moham-mad, así como con otros líderes religiosos y políticos de la región.
Hoti no especificó cuándo entrará en vigor el nuevo marco legal en Malakand, que estará dentro de los límites de la Constitución, y condicionó el acuerdo a que la paz se restablezca en Swat.
El jefe de Gobierno de la NWFP explicó que el presidente de Pakistán, Asif Alí Zardari, dio su visto bueno al acuerdo, aunque la ministra de Información, Sherry Rehman, insistió en que Zardari no firmará el pacto hasta que cese la violencia en la zona, según el canal privado Dawn.
Hoti expresó su deseo de que los islamistas armados abandonen la insurgencia y trabajen para la restauración de la paz en Swat, conocido en el pasado como un importante enclave turístico. Según el último censo, llevado a cabo en 1998, más de 1,2 millón de personas viven en la región.
El nuevo sistema legal «funcionará, porque está siendo aplicado a partir de las demandas de la gente implicada», confió Hoti.
Los talibanes anunciaron ayer un alto el fuego de diez días en Swat como un gesto al Gobierno en vista del acuerdo, que fue firmado ayer, pero que había sido cerrado el fin de semana.
En el valle actúan numerosos grupos islamistas, algunos de los cuales crearon tribunales paralelos, ajustician a personas a plena luz del día y en los últimos meses han destruido dos centenares de escuelas, sobre todo femeninas.
Agencias EFE, Reuters, ANSA y DPA

Dejá tu comentario