River, con poco, logra mucho

Edición Impresa

La practicidad parece ser la bandera que enarbola este River que tratando de escaparle al descenso se encontró con la punta de la tabla.

Ante el último, Quilmes empezó ilusionando con un juego muy ofensivo y lucido, pero terminó colgado del travesaño, ante un equipo que le tiró mil y un centro, pero no acertó ninguno.

River empezó manejando la pelota a través de la habilidad de Erik Lamela y con un Diego Buonanotte muy activo que buscaba destaparse por todo el frente de ataque.

Se puso en ventaja con un gol digno del «tiki-tiki» que quiso implementar sin suerte Angel Cappa, porque la pelota robada por Walter Acevedo en la mitad de la cancha, tuvo cuatro toques antes que Erik Lamela desbordara a Fontanini y tirara el «buscapié-centro» que encontró la cabeza de Paulo Ferrari (habilitado por milímetros) para poner el único gol del partido.

Quilmes empezó con un planteo temeroso, con Juan José Morales como único delantero y Caneo y Raymonda arrancando de la mitad de la cancha y con obligación de llegar al área contraria. Atrás 3 centrales con cuatro volantes preocupados en defender más que en atacar. Las circunstancias de juego hicieron que terminara con cuatro delanteros con los ingresos de Cauteruccio, Diego Torres y Gustavo Varela.

River manejó la pelota todo el primer tiempo y el primer tercio del segundo, pero después «bajó la cortina» y Juan José López puso a Roberto Pereyra por Buonanotte para reforzar el medio y aisló a Lamela y Caruso, que casi no tuvieron contacto con la pelota.

Quilmes tuvo campo y pelota, pero le faltó imaginación para aprovecharla. De todas maneras creó peligro a base de centros y remates de afuera del área, pero chocó con un Juan Pablo Carrizo que demuestra cada partido que está para volver a la Selección.

River es puntero, pero no pierde de vista que todavía no está salvado del descenso y por eso es un equipo que piensa primero en el cero en su arco y después en ganar. Con eso hasta le puede alcanzar para terminar campeón.

Dejá tu comentario