Rusia e Irán prometen represalias si EE.UU. vuelve a golpear a Siria

Edición Impresa

Los presidentes Vladímir Putin y Hasán Rohaní coincidieron en que Washington sobrepasó una línea roja. La Casa Blanca insistió con la salida del poder de Bashar al Asad.

Damasco - Rusia e Irán, aliados del régimen sirio, amenazaron ayer con represalias contra quienes "agredan" en el futuro a Damasco, después de que el viernes Estados Unidos atacara una base aérea en el centro del país.

"La agresión contra Siria sobrepasa todas las líneas rojas. A partir de ahora vamos a reaccionar con fuerza a cualquier agresión y a cualquier violación de las líneas rojas, sin importar de dónde venga", advirtió en un comunicado la cámara que coordina la operación conjunta de Rusia, Irán y el grupo libanés Hizbulá en Siria.

"Estados Unidos conoce perfectamente nuestra capacidad de reacción", agregó el texto publicado por el portal de Al Watan, diario cercano al poder.

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su par iraní, Hasán Rohaní, conversaron ayer por teléfono y coincidieron en que las acciones agresivas del Gobierno de Donald Trump contra el régimen de Bashar al Asad no son aceptables porque violan la ley internacional, informó el Kremlin.

Los dos líderes exigieron una investigación objetiva sobre el ataque con armas químicas ocurrido la semana pasada en la provincia de Idleb, en una zona controlada por rebeldes donde murieron decenas de personas.

En respuesta, Estados Unidos lanzó la noche del jueves al viernes un ataque punitivo con misiles Tomahawk contra la base aérea desde la que despegaron los aviones que lanzaron las presuntas armas químicas. Se trata de la primera intervención directa de Washington contra el régimen sirio.

La embajadora estadounidense en la ONU, Nikki Haley, estimó que Al Asad no podía continuar en el poder tras el ataque químico. "No existe ninguna opción en la que pueda producirse una solución política con él a la cabeza del régimen", declaró a la CNN. "Viendo sus acciones, viendo la situación, será difícil ver un Gobierno estable y pacífico con Asad", añadió.

El dictador sirio y el presidente iraní también conversaron ayer. Al Asad opinó que Washington fracasó en su objetivo de elevar la moral de "las bandas terroristas a las que apoya tras las victorias conseguidas por el Ejército Árabe Sirio", según un comunicado de la presidencia siria.

Por su parte, Rohaní destacó que Irán permanece junto al Estado sirio en la guerra contra el terrorismo y en las iniciativas para hallar una solución política al conflicto, que lleve al fin del derramamiento de sangre siria.

El régimen sirio niega tener cualquier vínculo con el ataque ocurrido en la provincia de Idleb, donde al menos 87 personas murieron, mientras que Rusia dijo que las muertes fueron causadas por un ataque aéreo sirio que impactó un depósito donde rebeldes fabricaban armas químicas, lo que llevó a la fuga de gases tóxicos.

Agencias AFP, EFE y Reuters

Dejá tu comentario