25 de julio 2017 - 23:31

Senado insiste con pata PJ en el PRO: sciolistas y amigos de Solá

• RESPONDEN AL JEFE DEL ÁREA, HELIO REBOT, A QUIEN MICHETTI DELEGÓ INCORPORACIONES TRANSITORIAS
Funcionarios del exgobernador y excandidato presidencial K, y conocidos del diputado que responde al serpenteante Sergio Massa se encargan de algunas cajas de la Cámara.

Helio Rebot y Felipe Solá.
Helio Rebot y Felipe Solá.
En plena tormenta por la amputación de personal que activó Gabriela Michetti en el Senado con el fin de reacomodar el irracional aumento de empleados que regaló de 2011 a 2015 Amado Boudou, la vicepresidenta delegó en su secretario administrativo, Helio Rebot, la "designación y remoción" de la planta transitoria de la Cámara. El oficialismo salvó a decenas de kirchneristas en 2016 y luego reforzó su estructura de control -algo lógico cuando se aterriza en una institución pública- con gente propia. Sin embargo, en algunas áreas captó a exsciolistas y a conocidos del diputado Felipe Solá, candidato a renovar banca de la fuerza que lideran el serpenteante Sergio Massa y su flamante media naranja política, Margarita Stolbizer (GEN).

Una pata de la secretaría que maneja Rebot es la Dirección General de Administración, a cargo de Julio Balbi, exsoldado y amigo de Solá y exdirector del Ente Regulador de la Ciudad. Fue designado en ese puesto el 12 de octubre de 2016, mismo día en el que fue aceptada su renuncia como subdirector general de asuntos jurídicos. El 28 de septiembre de ese año, días antes de ese enroque, Michetti firmó un decreto para facultar a esa dirección para "autorizar viajes oficiales, disponer la emisión y suscripción de pasajes, la liquidación y pago de viáticos y eventuales para todo el personal legislativo, División Custodia Presidencial, autoridades y legisladores" de la Cámara. El canje de los vuelos es el caramelo con el que senadores de todos los partidos políticos se aumentan -en caso de no utilizarlos- sus haberes.

Balbi está a cargo de otras dependencias, como la Dirección de Administración. El 24 de abril del corriente año, solicitó para manejar ese espacio a Ricardo Juan Bautista Morato debido a la renuncia de Emilio Hugo Capone. El flamante designado fue exdirector de Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA) durante la estadía de Daniel Scioli en ese distrito. Medios de La Plata comunicaron días atrás que a través de un duro informe, el Tribunal de Cuentas de la Provincia ordenó a la anterior gestión de ABSA -encabezada por Guillermo Scarcella- a devolver al Estado casi 51 millones de pesos por egresos a lo largo de 2015 que fueron desaprobados.

Morato, que también fue multado en ese expediente, escribió en mayo de 2014 para un portal de actualidad política que el PRO, con "epicentro en un solo distrito, la Ciudad de Buenos Aires, y sin acompañamiento nacional, aparece como una expresión minoritaria que ha visto crecer su aceptación en la Ciudad pero que es rechazada por amplios sectores sociales", y que su competitividad dependía en ese entonces de la resolución de la "discordia" con UNEN-FAP. En esa columna, el funcionario dijo sobre Scioli: "Como gobernador (...) lleva a cabo una gestión ejemplar que permite administrar la misma con recursos propios, dejando de ser la pesada carga que otrora comprometía las arcas nacionales y realizando obras de infraestructura que apuntan a la mejora de la calidad de vida y la salud de la población, y proyectan una provincia integrada con el país y con el mundo".

Según Morato, "cobertura récord en agua potable y cloacas, Ruta 6, puerto de La Plata, autopista Buenos Aires-La Plata, y edificios escolares son ejemplos de una obra de Gobierno que actúa de manera incesante en beneficio de los ciudadanos bonaerenses", y agregó en esa columna que Scioli era "el mejor candidato -a presidente- porque la hora reclama diálogo, consensos y acuerdos, sin desvirtuar lo conquistado y con la templanza y el coraje necesarios para tomar las decisiones que nos permitan progresar en este camino de desarrollo en un contexto internacional que se modifica en forma permanente y requiere de dirigentes que resuelvan sin dudas, previsibles, con fortaleza personal y política, con respaldo institucional y con equipo para gobernar". A fines de abril pasado, Morato pidió y logró la incorporación de Fernando Adolfo Cano, exsubsecretario de Derechos Humanos de Buenos Aires durante el sciolismo, en el área de gestión administrativa.

Mientras tanto, los trabajadores de planta permanente esperan conocer antes de agosto próximo el plan de retiros voluntarios que activará Michetti para reducir gasto, tal como adelantó Ámbito Financiero. Esa idea encendió alerta en trabajadores, que sumaron preocupación este año por otras dos cuestiones. Una fue el polémico proyecto de fondo compensador para jubilaciones -AFJP paralela-, en alianza con el líder del gremio APL, Norberto Di Próspero, que succiona hasta el 4,5% de los haberes mensuales. El segundo llamado de atención apareció cuando este diario dio a conocer los pésimos resultados de auditoría de la obra social del Congreso que pidió el Senado y luego escondió.

Dejá tu comentario