Señal a la Justicia: dinero para sueldos

Edición Impresa

 El Gobierno publicó ayer en el Boletín Oficial la primera decisión administrativa del año que transfiere fondos del Tesoro a la Magistratura para el pago de sueldos de los jueces. La maniobra presupuestaria que tiene la firma de Axel Kicillof tiene por objetivo la cobertura de los sueldos del mes de enero. Se trata de 160 millones de pesos que vuelven a confirmar la intención del Gobierno de no tener sobresaltos con el pago de sueldos de los jueces desde la asunción en la Magistratura del administrador general Jorge Cholakian, integrante del grupo Justicia Legítima. La semana que viene el organismo volverá a su actividad habitual, que suele expresar el estado de situación en la relación entre el kirchnerismo y los jueces.

La agenda de febrero del cuerpo colegiado comenzará con el tratamiento de diversos concursos para cubrir vacantes y la definición de otras tantas subrogancias. Para lo primero el oficialismo precisa de 2/3 de los votos en el plenario pero lo segundo sólo requiere de la mayoría simple de siete votos que el kirchnerimo alcanza con la voluntad de la titular del Consejo, la camarista Gabriela Vázquez.

Por eso la cobertura de vacantes mediante subrogantes (o conjueces) es uno de temas que inquieta a la oposición y particularmente a los consejeros jueces distantes al oficialismo. Cada vez es mayor la vinculación entre los representantes del estamento legislativo y los jueces, rasgo que evidenció la crisis tras la muerte de Alberto Nisman, cuando toda la oposición desfiló por el gremio de jueces en la calle Lavalle.

El titular de dicha entidad, el camarista Ricardo Recondo, exhibió en los últimos días una pirotecnia verbal contra el Gobierno que tuvo un efecto inmediato en los sectores judiciales de los cuales se ha erigido como vocero todo terreno. Son los mismos magistrados que prefieren ese estilo duro -y por momentos con frases desatadas- por sobre la moderación y el dialoguismo que exhibía el exjefe del gremio y actual consejero de la Magistratura, Luis María Cabral.

Este camarista así como el juez Leónidas Moldes deberán negociar con el oficialismo el concurso de la Casación, que es particular porque no tiene claros favoritos para ninguno de los dos sectores en pugna. Igualmente es conocido entre los jueces que en la Magistratura encontrarán apoyos explícitos candidatos como el juez Diego Barrotaveña, el abogado Guillermo Yacobucci y eñ camarista Daniel Petrone.

El kirchnerismo, en cambio, no encuentra figuras entre los anotados que le garanticen buena sintonía en el máximo tribunal penal del país, donde actualmente el Gobierno tiene contadas terminales.

El giro del Tesoro, de una puntualidad notable, confirma que la Magistratura y los fondos judiciales son terrenos en los cuales el Gobierno pretende dar debates calculados. Es por eso que los ministros de la Corte están convencidos de la intención del oficialismo de avanzar sobre los fondos cortesanos, y a partir de allí la interpretación de la denuncia que impulsa el fiscal Federico Delgado, que formuló una legisladora de la Coalición Cívica y que si bien tiene su epicentro en la Magistratura y en sus recursos, el fiscal extendió el efecto al propio presidente de la Corte. Esos movimientos en el cuarto fueron definidos como una operación política.

El terreno final de esa contienda es el decreto presidencial 557/2005 que firmó Néstor Kirchner y que estableció el esquema presupuestario del Poder Judicial. Redistribuyó los recursos tributarios y no tributarios asignados a la Justicia en el Presupuesto del Estado y que llegan hasta el 3,5%. Definió que el 2,93% sea para el Consejo de la Magistratura y el 0,57% para la Corte.

Dejá tu comentario