Siguen cortes de luz en Capital y GBA

Edición Impresa

A las 18 de ayer, todos los afectados por el apagón del miércoles habían recuperado el suministro, según informaron fuentes de Edenor y Edesur. Sin embargo, numerosos domicilios en distintos sectores de Capital y Gran Buenos Aires, continuaban sin luz y, en algunos casos, vienen teniendo desde hace días dificultades intermitentes con el suministro. (Tienen electricidad unas horas y después otra vez se corta.)

El ministro De Vido dijo ayer que hay energía suficiente para afrontar picos de consumo originados por el calor, mayores incluso a los registrados hasta ahora. El último récord fue el 16 de febrero de este año a las 15.10 con una demanda de 21.949 megavatios. Ayer a las 15, el consumo llegó a 20.873 megavatios.

El sistema cuenta actualmente con unos 25.000 megavatios por la incorporación de nuevas centrales en los últimos años, aunque no todo está disponible por razones técnicas o por falta de mantenimiento. No obstante, no hay riesgo de cortes obligados de luz a comercios e industrias, aun cuando el consumo doméstico sigue trepando por el constante incremento en la cantidad de aparatos de aire acondicionado. El Gobierno cuenta con 1.500 megavatios que puede pedir a Brasil en caso de encontrarse con un imprevisto.

Pero aunque hay energía, hay cortes de luz. De Vido estimó que en un día de calor hay 40.000 cortes en el área metropolitana. Esto pasa porque la inversión en la distribución no acompañó en los últimos años al crecimiento del consumo. A medida que pasa el tiempo, las redes que llegan a los domicilios van empeorando: están igual que antes en cuanto a capacidad y por eso no alcanza sólo con un mantenimiento periódico.

El Gobierno no quiere solucionar este problema aumentando ingresos de las empresas a través de tarifas, porque no quiere tocar el poder adquisitivo de los consumidores por razones económicas y políticas. Pero las cuentas fiscales no dan para invertir en distribución sobre todo en un distrito como la Capital Federal gobernado por un opositor, mientras en las provincias hay los mismos problemas aunque haya facturas más caras. Por eso la solución se dilata y no se vislumbran cambios.

Dejá tu comentario