Sin acuerdo, reservas llegarían a u$s 24.000 millones a fin de año

Edición Impresa

Aunque a través de continuas intervenciones en el mercado cambiario, el Central consiguió que las reservas se vuelvan a acercar a los u$s 30.000 millones, aún hay muchos compromisos por delante hasta fin de año como para que Juan Carlos Fábrega, titular de la autoridad monetaria, se dé por satisfecho. El segundo semestre viene mucho más pesado en materia de vencimientos, pero además aún están pendientes de giro los u$s 539 millones que el Central entregó al Bank of New York, que aún permanecen en la cuenta que la entidad tiene abierta en la propia autoridad monetaria. Se trata de la única institución extranjera que no opera en el país con una cuenta de estas características.

Entre los vencimientos de deuda que hay por delante en el segundo semestre, lo primero que aparece son los u$s 650 millones de la primera cuota acordada en la negociación con el Club de París, que encabezó el ministro de Economía Axel Kicillof, que serán cancelados en los próximos días. De los u$s 9.700 millones de deuda total con el organismo, se paga la primera cuota en julio y el año próximo habrá que pagar otros u$s 500 millones.

En lo que resta del año también habrá que hacer frente a los vencimientos de intereses por más de u$s 2.500 millones, entre el Boden 2015, Bonar X, Global 2017, además de los bonos Par y Discount.

A esos pagos que se enfrentan con reservas hay que sumar, además, la factura energética, que se está haciendo sentir desde principios de año, pero cuyo efecto sobre la balanza cambiaria será todavía más importante en estos meses de invierno. Otros rubros que habían generado un importante déficit de reservas el año pasado, como turismo y autos, este año ya han reducido significativamente aquel desequilibrio, sobre todo por la devaluación pero también por medidas puntuales adoptadas por el Gobierno.

Con este panorama, es fundamental cómo se resuelva la negociación con los fondos buitre. Según Pedro Rabasa, director de Empiria Consultores, "si no hay acuerdo y la Argentina cae en default, sería imposible financiarse en los mercados lo cual dejaría el nivel de reservas al borde de un nivel crítico a fin de año". Según la estimación del exadministrador de las reservas del BCRA, el stock quedaría en torno a los u$s 24.000 millones al cierre de 2014.

Por supuesto que el escenario cambia sustancialmente en caso de que se llegue a un entendimiento con los bonistas. Si finalmente hay acuerdo antes del 30 de julio, el panorama cambia sustancialmente porque el país podría volver a financiarse en los mercados internacionales. "Una cuenta razonable -indica Rabasa- es que se coloquen alrededor de u$s 3.000 millones en bonos en el exterior. Esto dejaría las reservas en valores cercanos a los u$s 27.000 millones, un nivel algo más tranquilizador para enfrentar los fuertes vencimientos de 2015". Se estima que entre los emisores de deuda estarían la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, además de YPF, por sólo mencionar algunos. Ese nivel se acerca a los u$s 28.000 millones que prometió Fábrega hace un mes en su última aparición pública, con referencia a las proyecciones para fin de año.

Otro de los temas que preocupa es la caída de la soja. El economista Luis Secco indicó que "en las últimas semanas la caída es significativa y los contratos de futuros han mostrado disminuciones de hasta 80 dólares por la buenas perspectivas de la cosecha en los Estados Unidos". Con este panorama, la "sequía" de dólares del segundo semestre sería más significativa, lo que obligará al Gobierno a buscar alternativas para conseguir dólares frescos. "De lo contrario -advirtió Secco- será inevitable tomar medidas que profundicen el cepo para no perder tantas reservas".

Dejá tu comentario