Slim: ‘‘Sólo EE.UU. devalúa; no hay una guerra de divisas’’

Edición Impresa

«Está muy claro que no existe una guerra de divisas. Es sólo Estados Unidos devaluando para evitar las importaciones», desdramatizó ayer el mexicano Carlos Slim, de paso por Buenos Aires. El hombre más rico del mundo según la revista Forbes -titular del Grupo Carso- vino al país para asistir a la conferencia «Crisis mundial, antes, ahora y después», organizada por la Cámara de Comercio Argentino-Uruguaya, que preside Juan Carlos López Mena, la Fundación Círculo de Montevideo y el Consejo Interamericano de Comercio. En esta jornada también participó el ex presidente español Felipe González, quien no vaciló al catalogar la cumbre del G-20 de Seúl de «rotundo fracaso». «Las visiones antagónicas de Es-tados Unidos y Europa hacen imposible avanzar con propuestas concretas y soluciones profundas», analizó. Por su parte, el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias -quien también disertó en este encuentro- advirtió sobre el peligro de las burbujas que podrían estar generándose en las materias primas. «No me diga que el precio de la soja se define sólo por la demanda», ironizó. En esta misma conferencia participaron también Julio María Sanguinetti y Belisario Betancur, ex presidentes de Uruguay y Colombia, respectivamente.

A continuación, los conceptos más destacados de Slim, González e Iglesias.



Carlos Slim

Después de que Estados Unidos devalúa, esto fluye a nuestros países y tenemos que salir a comprar dólares e indirectamente financiarles el déficit.

La crisis se agudiza, con un Estados Unidos que cada vez tiene mayor déficit y mayor desempleo. Sólo se están paliando los efectos. Es más, los países desarrollados siguen negociando con activos de alto riesgo. Sucede que algunos tecnócratas no saben que no saben.

Hoy Estados Unidos pide una revaluación del yuan, que no sé de qué le sirve si no produce nada de lo que China importa. Lo que nos conviene es que China aumente los salarios para que sigan consumiendo a este nivel.

Ya en el 96 era clara la exuberancia en los mercados, sobre todo en el sector de los vehículos. Lo que observamos son pirámides como las que armó (Bernard) Madoff. En 2000, la gente compraba departamentos en Miami, apoyados en un gran apalancamiento del crédito, no para vivir o alquilarlos, sino para venderlos a un mayor precio.

El Gobierno de Obama no tuvo muchas opciones. Ya sólo le quedaba bajar la tasa del 1% al 0% y dedicarse a vender activos. En los países desarrollados hay una crisis del Estado benefactor, que brindaba extensas jubilaciones, salud, seguros de desempleo, etcétera.



Felipe González

Hubo un revalúo del 40% en las monedas. El G-20 no dio respuesta a estos problemas. Estamos galopando hacia la siguiente implosión financiera y todavía no hay un acuerdo sobre cómo organizar esto. Hay problemas estructurales. Fíjense el caso de Sarkozy, que -con sólo dos años de Gobierno- una jubilación situada en los 80 años le puede incendiar el país.

Hay una crisis de gobernanza en el G-20, que no pudo controlar las transacciones de derivados que generaron burbujas financieras.

América Latina necesita crecer al 7% durante 10 años para mejorar la inversión en infraestructura. Ustedes (los latinoamericanos) aprendieron los límites del crédito en los 80. Por eso salieron tan bien parados en esta oportunidad. En Europa y Estados Unidos todavía lo tenemos que aprender.



Enrique Iglesias

Aprendimos a administrar la crisis, pero todavía no salimos de ella. Todavía se puede caer en una guerra de divisas o guerra comercial.

Antes, los optimistas eran los desarrollados y los pobres o emergentes, los pesimistas. Esto actualmente es totalmente al revés. Es porque vivimos en un mundo con dos velocidades. Por un lado, la economía planetaria crecerá en 2011 al 4,2% y por otro los desarrollados lo harán al 2,2%. Además, Latinoamérica lo hará en un 6,4%.

A nivel global, se están acabando las políticas para combatir la crisis. ¿Hasta cuándo se van a poder endeudar los países? Estados Unidos es uno de los que puede. Lo está haciendo y exportando burbujas al mundo.

Hoy, como dijo el presidente uruguayo, José Mujica, hay una bandada de capitales sobrevolando el globo, buscando oportunidades en distintos emergentes. Esto, para nosotros que tenemos monedas bajas, es un peligro. 

Dejá tu comentario