Sobre formas y fondos

Edición Impresa

Las formas importan… hasta que dejan de hacerlo. Esto es, frecuentemente, cuando se vuelven más relevantes que “el fondo” y siempre, cuando se tornan una cáscara vacía carente de contenido. Hace poco más de 131 años, Julián Martel/José María Miró le escribía a su amigo Gregorio de Laferrere: “Es imposible, de todo punto imposible, emanciparse de la influencia del medio ambiente, dejar de ser contagiado por la atmósfera de negocios que allí se respira. Todos, abogados, médicos, ingenieros, y ¡hasta sacerdotes! (yo los he visto) abandonan los menesteres de su cargo, y se ocupan de seguir los movimientos de los títulos, de observar el valor de la tierra y de lamentar la depreciación del papel” (“Historia de la Literatura Argentina”, Ricardo Rojas). Lejos estamos hoy de la euforia que precedió al primer gran crak bursátil argentino -en realidad bastaría retroceder a 2017 para encontrar un escenario semejante-, pero los comportamientos maniáticos siguen tanto o más vigentes que entonces, y el peso de las formas, exacerbado desde los medios eléctricos, continúa superando al del “fondo” como nunca. El viernes mencionamos a Mariano Gorodisch, populacheramente conocido por su personaje de “economan”, una figura cómica hasta casi lo burdo. Esa es la forma. El fondo es el de uno de los autores de libros económicos más prolíficos, con un estilo absolutamente personal y directo, que llega al público más desprotegido en nuestra sociedad, y el de uno de los periodistas más incisivos y conocedores de nuestro mercado bursátil (a riesgo de equivocarnos, quien esto escribe no recuerda haberlo visto “dando tips financieros”). En frente, Claudio Zuchovicki, sin dudas, y lo hemos dicho hasta el cansancio, el mejor comunicador financiero de la Argentina. Prolijo, serio -sin exagerar- y con una dialéctica y un lenguaje simple que llega a todas las Doña Rosa de una clase media cada vez más “derechosa”, al punto de hacerlas creer que tras escucharlo “ahora sí entienden lo que está pasando en la economía y las finanzas. Esa es la forma. El fondo es… Seguimos mañana. La semana arrancó con el S&P Merval cediendo 1,59% a 81.908,15 puntos (segundo mínimo en lo que va del mes), y un operado en acciones de $1.179 millones (20% abajo del diario del mes y 1% abajo del anual), repartido entre 14 alzas, 6 sociedades si cambio y 39 en baja (las 59 especies negociados repiten el mínimo del año del establecido el 23 del mes pasado), en tanto los ADR cedieron en promedio 1,04% con un tranzado 18% inferior al diario del año.

Dejá tu comentario