Stocks de maíz caerán al nivel más bajo de los últimos 4 años

Edición Impresa

Los stocks finales mundiales de maíz, según un análisis del Consejo Internacional de Granos (IGC), se reducirán al nivel más bajo de los últimos cuatro años, y bastante por debajo de lo que inicialmente se aguardaba. Esta entidad, con sede en Londres, anunció, además, en su último reporte que las disponibilidades provenientes de los Estados Unidos y de China, primero y segundo productores mundial de maíz, respectivamente, disminuirán por debajo de las expectativas que se barajaban pocas semanas atrás, y por esa razón recortó sus proyecciones de producción global en 10 millones de toneladas de un mes al otro.

Las existencias finales de maíz de la campaña 2010/11 en el mundo caerían a 125 millones de toneladas, el peor nivel desde el ciclo 2006/07.

La producción total de granos, según el IGC, alcanzará los 1.730 millones de toneladas, con un recorte de 11 millones de toneladas respecto de su último informe del mes de septiembre. La demanda continuará robusta, con una estimación de 1.790 millones de toneladas que implica un crecimiento del 1,5% en el año, atribuible a una mayor demanda de forrajes en la CEE y en Estados Unidos.

Escaso volumen

Las existencias finales, por su parte, declinarían a los 345 millones de toneladas, que representan un 25% más que el exiguo nivel que había en la campaña 2006/07, aunque ahora se ubican en el nivel más bajo desde el ciclo 2007/08.

Subsisten en el mercado los rumores en torno a la actividad importadora de China en esta temporada. El mercado tiene bien asumido que la demanda de porotos de soja continuará sostenida. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) tuvo que elevar su estimación inicial en 5 millones de toneladas y ahora se pronostican compras del orden de los 55 millones de toneladas.

También en maíz, el mercado asumió que, luego de varios años de inactividad, China inició un interesante programa de compras de mercadería norteamericana que ya se acerca a los dos millones de toneladas y que, según varios observadores, alcanzará los 5 millones de toneladas.

También ahora se incluye al trigo como un producto para capturar por parte de China, encauzada en aumentar sus reservas estratégicas de alimentos, con la posibilidad de generar compras de diversos orígenes que incluirían a Canadá, Australia y Estados Unidos. Aunque no se anticipa el volumen que esta nación finalmente demandará, la noticia cobra importancia para el mercado, al no haberse especulado en torno a la posibilidad de compras de este cereal.

Se atribuye que estas adquisiciones se realizarán para reforzar sus tenencias en granos, pero, además, algunos añaden que se trata de una manera de arbitrarse contra la pérdida de valorización de la divisa norteamericana, además de generar un mecanismo de acumulación de cereales que permita contener su creciente nivel de inflación interna.

En pocos meses asistiremos, en Estados Unidos, a la determinación de la futura intención de siembra en función de la relación que exista en las cotizaciones de los distintos cultivos a la hora de tomar de decisión final.

Precios favorables

En este sentido, puede observarse que, tanto la soja como el maíz, el algodón y el trigo cuentan con una estructura de precios muy favorable, lo que generará dificultades a la hora de tomar la decisión final por parte de los productores.

Todos estos cultivos evidencian declinaciones importantes en sus existencias finales a nivel global, y la mejora de precios en alguno de ellos genera un «efecto contagio» en el resto, al extenderse los temores en torno a una menor siembra de cualquiera de éstos en la próxima campaña.

Las existencias finales proyectadas de maíz y soja en Estados Unidos son lo suficientemente estrechas como para suponer que ambos cultivos necesitan de una mayor área de siembra en 2011, aún con el objetivo de mantenerse en niveles de stocks finales ajustados.

A nivel mundial, la cosecha de soja declinaría en 2011, según la perspectiva del USDA, por la menor productividad de nuestra región.

La corriente de La Niña, normalmente asociada a la ausencia de precipitaciones en el sur del Brasil y el norte de la Argentina, amenaza el es-cenario productivo suda-mericano, aunque hasta el momento los niveles de humedad en esta región hayan resultado aceptables.

También habrá que seguir de cerca la cifra final de compras de porotos de soja por parte de China. Este país parece mantener su acelerado ritmo de compras y tiene decidido incrementar su molienda localmente. El año pasado, este país importó 50,35 millones de toneladas y, tal como comentábamos más arriba, este año proyecta compras por 55 millones de toneladas, de acuerdo con las estimaciones del USDA. Sin embargo, circulan informes privados que son mucho más optimistas que estas proyecciones oficiales, con algunos analistas hablando de compras que se ubicarían en un rango de entre 55 y 60 millones de toneladas, que hoy resultan demasiado elevadas, del mismo modo que resultaba improbable superar los 50 millones en el inicio de esta campaña.

El ritmo de la demanda y la debilidad del dólar han contribuido a lograr que, en el mes de octubre recién transcurrido, las cotizaciones de la soja en Chicago experimentaran una mejora del 12%, la más alta para un mes desde mayo de 2009.

Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario