Subtes: sin fondos, viaje aumentaría cerca del 40%

Edición Impresa

El Gobierno porteño explicó ayer algunas razones por las cuales no incorporará fondos destinados a los gastos de la concesionaria de los subterráneos porteños, en el Presupuesto 2013. Al confirmar el anticipo de este diario en ese sentido, los funcionarios macristas sostuvieron que el transporte sigue controlado por la Nación, polémica ya sin fin. Al mismo tiempo, la concesionaria Metrovías estimó que, al no haber partida a partir de 2013 ni del Gobierno nacional ni de la administración de Mauricio Macri, el pasaje debería aumentar.

El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, al ratificar que el proyecto de Presupuesto 2013 que enviará la semana próxima a la Legislatura porteña no incluirá fondos para los subtes, insistió en que el Gobierno PRO «está fuera del contrato de concesión».

«No tenemos nada que nos obligue o nos permita incorporar algún tipo de fondo destinado al subterráneo», remarcó Grindetti, en sintonía con la posición de Mauricio Macri, quien en enero pasado aceptó, mediante la firma de un acta acuerdo, tomar bajo su órbita el control de los trenes, pero un mes después «devolvió» el documento y los subtes, luego de haber decretado un aumento de la tarifa del viaje del 127%. Con esa suba, por la cual el pasaje pasó de costar $ 1,10 a los actuales $ 2,50, el Gobierno porteño cubría su aporte del subsidio, ya que el Gobierno nacional dejaba de pagar la mitad de éste, unos $ 360 millones anuales.

En el proyecto de Presupuesto del kirchnerismo no se incluyó ese subsidio, de acuerdo con el acta que estipulaba que dejaba de pagarlo en diciembre de este año. Pero, al no incluir Macri la suma, la empresa no recibiría el aporte, lo que agravará la situación actual, ya que Metrovías asegura que necesita hoy $ 150 millones del Gobierno porteño para poder mantener en funcionamientos las líneas de subterráneo.

«No existe partida presupuestaria para eso», dijo Grindetti, y explicó: «Para que la transferencia fuera efectiva, para que se pudiera incorporar alguna partida en ese sentido, la Legislatura tendría que haber aprobado la transferencia, y esto no ocurrió. No tenemos un motivo por el cual incorporar esa partida presupuestaria».

Ante las radios, el ministro de Macri sostuvo que «eso lo tendría que decidir el Gobierno nacional» porque «no tenemos ninguna norma, ninguna cuestión formal que nos permita incorporar nada por el subte, porque al no haber una vinculación contractual, al estar la Ciudad fuera del contrato de concesión, no tenemos nada que nos obligue o nos permita incorporar algún tipo de fondo destinado al subterráneo».

Como sea, a partir del año que viene Metrovías no contará con el aporte mensual que recibe hasta ahora para sostener la tarifa, lo que impondría un nuevo aumento del viaje, de al menos $ 1,10 o más sobre el precio actual, llegando a $ 3,90 de acuerdo con las estimaciones y sin contemplar futuras mejoras salariales. Otros cálculos superan esa cuenta, pero cualquier cambio en el importe debería ser autorizado, algo imposible si el Gobierno kirchnerista insiste en que los subtes los controla la Ciudad; y el porteño, en todo lo contrario.

La empresa insistirá con el subsidio, ya que asegura que, cuando en enero comenzó a aplicarse la nueva tarifa, perdió cerca del 20% de pasajeros.

«El concedente, el signatario del contrato de concesión, es el Gobierno nacional. El que está obligado por contrato es el Gobierno nacional», insistió Grindetti

Dejá tu comentario