Suspenden a agente de Bolsa acusado de engañar a clientes

Edición Impresa

• CORNEILLE BURSÁTIL ENFRENTA DEMANDAS QUE RONDARÍAN LOS $ 40 MILLONES
La compañía empezó a ser investigada por la CNV. Ante esto, salió a vender su acción del Merval para fondearse y atender eventuales retiros de dinero. Denuncia a su propio broker y aclara que no tendrá dificultades financieras.

Acusaciones cruzadas, robos, falsificación de firmas y maniobras sospechosas en el manejo de fondos de clientes. La novela policial empezó a salir a la superficie en la tarde del jueves: un grupo de inversores denunció a Corneille Bursátil, un tradicional agente de Bolsa con más de 100 años en el mercado de capitales local, por haber realizado operaciones irregulares sobre dinero, bonos y acciones sin su consentimiento. La reacción oficial fue inmediata: la Comisión Nacional de Valores (CNV) decidió, este mismo viernes, suspender preventivamente a la compañía para inmovilizar sus tenencias y evitar que pueda realizar operaciones en el mercado. Y al mismo tiempo, abrir un sumario para iniciar la investigación sobre una lista de irregularidades.

Según pudo reconstruir este diario de las distintas versiones, el conflicto se circunscribe a un grupo de hasta 7 clientes que reclama el faltante del capital en sus cuentas comitentes y que era asesorado por Pablo Santillán, el promotor más importante de la compañía. Las demandas -según los denunciantes- ascenderían a un total de $40 millones. Algo menos de $30 millones pertenecerían al inversor Mariano Turk.

Desde la compañía ya aclararon a este diario que las denuncias no afectan su situación financiera y patrimonial. Y que todas ellas responden al fraude de Pablo Santillán. Ante la CNV, admitieron que este broker operaba en sus oficinas, desde una terminal que tenía asignada, asesorando a clientes, gestionando órdenes y cursándolas al Merval. Turk reconoce haber mantenido una relación de amistad con Santillán, más allá del ámbito laboral, y atribuye su falta de control sobre sus ahorros a un "exceso de confianza" en el promotor.

La compañía tiene actualmente unas 400 cuentas administradas. Para disipar cualquier temor ante sus ahorristas, los Corneille resolvieron salir a vender este jueves su acción del Merval en el mercado, para hacerse de $38 millones en efectivo. Anunciaron, además, que con estos recursos conformarán un fondo de garantía especial para "pagar los eventuales perjuicios que deberá afrontar la empresa". En su resolución, la CNV designó al Merval para liquidar las operaciones pendientes hasta ahora y mediar para atender requerimientos de clientes.

Hoy habrá un nuevo capítulo, en una asamblea de accionistas en la que participarán Dionisio y Horacio Corneille. Allí discutirán y redactarán la aclaración que harán ante los medios. La defensa que ensayaron los hermanos Corneille, en un acta de directorio presentada ante la CNV alimentó aún más las sospechas. Negaron que Santillán haya trabajado para ellos en relación de dependencia (en rigor, brindó sus servicios como monotributista), y alertaron sobre un "ingreso indebido" en sus oficinas este fin de semana, la desaparición de una CPU y de legajos de clientes. Acusaciones cruzadas y sospechas cada vez más fundadas. Nada que le haga bien a un mercado que busca crecer y generar confianza.

Dejá tu comentario