También complicó huelga en subte

Edición Impresa

El servicio en la línea C de subterráneos estuvo interrumpido ayer durante unas cinco horas por un sorpresivo paro dispuesto por sindicalistas de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que perjudicó a miles de usuarios cuando se desplazaban hacia sus trabajos.

La medida de fuerza hizo que la línea C directamente no comenzara a operar como lo hace habitualmente a las 5 de la mañana, aunque finalmente el paro fue levantado poco antes de las 10, según anunciaron los delegados de la UTA, generando importantes demoras e inconvenientes en los usuarios, que durante ese horario debieron recurrir a otros transportes públicos.

Uno de los delegados de los trabajadores, Claudio Brisio, fue el encargado de anunciar el levantamiento del paro, y aseguró que se abría una instancia de diálogo con la empresa concesionaria, aunque no descartó nuevas medidas de fuerza en el futuro. En ese sentido, la empresa Metrovías, concesionaria del servicio, informó por altavoces y a través de su página de internet que lo que paralizó a la línea que une Constitución con Retiro fue «una medida de fuerza gremial». El sorpresivo paro fue encabezado -a diferencia de lo ocurrido en los últimos años- por sindicalistas nucleados en la UTA, quienes argumentaron que obedeció a reclamos por «problemas de higiene, seguridad y ascensos» de los trabajadores.

Los últimos paros que habían afectado al subte tenían otro origen: habían sido impulsados por los delegados de base, enfrentados con la conducción de la UTA, reclamando precisamente el aval para la creación de un nuevo sindicato. El paro de ayer complicó a miles de pasajeros que, como cada mañana, utilizan este servicio para trasladarse por la Ciudad y combinar con otras líneas. Tanto en Retiro como en Constitución, las puertas de acceso a las estaciones fueron cerradas, por lo que se registraron largas colas en las paradas de colectivos ante la sorpresiva medida de fuerza, que se inició a las 5 de la mañana.

Brisio, al anunciar el levantamiento de la medida de fuerza, explicó que habían estado negociando con Metrovías «hasta la 1.30 de la madrugada», pero no habían llegado a un acuerdo, y por eso se había decidido la huelga, hasta que luego se abrió nuevamente una instancia de diálogo.

Dejá tu comentario