Temporal en Portugal provocó 42 muertos

Edición Impresa

Funchal - Un temporal causó la muerte de por lo menos 42 personas y provocó destrozos millonarios en la isla portuguesa de Madeira, frecuentada por turistas del mundo entero, según el último balance de ayer.

Las estimaciones presentadas por las autoridades en la capital de Madeira, Funchal, indican que el número de heridos aumentó a más de 120, al tiempo que unas 250 personas se encuentran desalojadas. Asimismo, «hay muchísimos desaparecidos», explicó un portavoz de Defensa Civil. Las autoridades aseguraron, sin embargo, que hasta ayer no había turistas extranjeros entre las víctimas.

Destrucción

Las fuertes tormentas que se registraron el sábado causaron inundaciones y aludes. Las corrientes de agua arrastraron a personas indefensas y cientos de vehículos, destruyeron calles, casas y puentes y derribaron decenas de árboles. Varios poblados quedaron totalmente aislados.

Mientras las acciones de ayuda se iniciaban lentamente y los grupos de rescate intentaban hallar víctimas debajo de los escombros, la Policía reportó ayer dos intentos de saqueo en medio del caos reinante. Un hombre, se informó, fue detenido tras entrar por la fuerza a un banco en Funchal que se encontraba cerrado. Otro saqueó las instalaciones de un almacén y también fue arrestado.

Según el instituto portugués de meteorología, solamente entre las 10 y las 11 de la mañana del sábado (hora local) cayeron 52 litros de agua por metro cuadrado. Esto es más de lo que llueve en la isla, normalmente, en los peores días del invierno boreal. Medios locales hablaron de «la peor tragedia de los últimos 100 años» en Madeira.

Por su parte, el primer ministro portugués, José Sócrates, «profundamente consternado», visitó Madeira cerca de la medianoche del sábado y antes de su regreso a Lisboa prometió «toda la ayuda necesaria», mientras que una fragata con médicos y helicópteros de rescate a bordo ya había zarpado el sábado en dirección a Madeira.

Ayuda y apoyo ofrecieron también varias empresas lusas, así como el astro del fútbol portugués, Cristiano Ronaldo, nacido hace casi 25 años en Funchal y quien se declaró «incrédulo, shockeado y consternado» por la tragedia.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, de nacionalidad portuguesa, también se mostró dolido ante la catástrofe y expresó sus condolencias en Bruselas a los familiares de las víctimas. La Comisión Europea respaldará a las autoridades portuguesas en «esta horrenda catástrofe», aseguró.

Madeira, ubicada en el Atlántico unos 850 kilómetros al sudoeste de Lisboa, tiene 265.000 habitantes y es la mayor isla del archipiélago homónimo. Al archipiélago pertenecen también la isla de Porto Santo, así como tres islas menores no habitadas, llamadas As Desertas (Las Desiertas).

Agencia DPA

Dejá tu comentario