10 de noviembre 2009 - 00:00

Tentación familiar

Existen pocas variantes de vehículos familiares con siete plazas y motor turbodiésel en la Argentina. El Grand C4 Picasso aprovecha esta exclusividad con un gran equilibrio de suspensiones, un motor económico y una versatilidad interior para destacar.

El comportamiento dinámico es una de sus virtudes. Muy buen confort de marcha y un agarre eficiente en la ruta son cualidades que se pueden lograr gracias a un buen equilibrio de suspensiones.
La oferta en los vehículos familiares con siete plazas es muy reducida en la Argentina. Para tener esta cantidad de asientos hace falta elegir entre varios vehículos todo terreno o en los monovolúmenes familiares, entre los cuales se distinguen el Chrysler Town&Country, el Peugeot 807 y el Citroën Grand C4 Picasso que probamos. También, hay opciones más grandes, como el Mercedes-Benz Viano, el Volkswagen Multivan y el Hyundai H1.

Citroën, junto con Peugeot, está afianzando su línea de vehículos familiares. La primera tiene como alternativas al Xsara Picasso, el Berlingo y el Grand C4 Picasso con capacidad para siete pasajeros; y la marca del León ofrece el Partner, 807 y Expert Teppe. De las marcas francesas, Renault tiene al Kangoo, Scénic y Grand Scénic. El segmento de los monovolúmenes familiares ha sido creado por las marcas francesas, y para homenajear a su historia, continúan ofreciendo una cantidad de variantes que no se encuentran en las otras marcas.

Versatilidad interior

El Grand C4 Picasso se destaca por el aprovechamiento del espacio interior y por su versatilidad de uso. Los asientos posteriores se pueden sacar, se reclinan los respaldos y además se puede deslizar longitudinalmente ofreciendo una gran variedad de uso para la familia. Los dos asientos posteriores permiten transportar con comodidad a dos niños.

Semejante nivel de practicidad interior se ha logrado sacrificando la rueda de auxilio convencional. En su lugar, tiene una temporal, poco útil para nuestros caminos.

La posición de manejo es la típica de los momovolúmenes. Con una butaca elevada que brinda gran visibilidad gracias a las enormes superficies vidriadas y a su techo especial panorámico. Para mejorar, quedan pendientes la apertura del techo y la ubicación del tablero de instrumentos.

Fabricado en la planta de Vigo, España, el comportamiento dinámico logrado en el Grand C4 Picasso es una de sus virtudes. Muy buen confort de marcha y un agarre eficiente en la ruta son cualidades que se pueden lograr gracias a un buen equilibrio de suspensiones.

El motor consigue muy buenas prestaciones, especialmente en consumos. Por ejemplo, solicita sólo 6,3 litros cada 100 kilómetros a una velocidad de 120 kilómetros por hora.

En seguridad se distingue por los airbags frontales, laterales y de cabeza. El elemento de confort y de seguridad que no está presente es el sistema de ayuda al estacionamiento. Un opcional disponible en Europa que a la Argentina no ha llegado. En nuestro país es ofrecido solamente por el Mercedes-Benz Clase B. La garantía debería ser mayor. Se ofrece 1 año, y pagando aparte tres años más de cobertura.

En suma, con un diseño futurista, destacable relación precio-producto, consumos reducidos, y un espacio interior con gran practicidad de uso, el Grand C4 Picasso pretende ser una gran tentación para la familia.







A FAVOR:



Consumos.

Diseño.

Equilibrio de suspensiones.

Presentación y practicidad interior.

Relación precio-producto.

Techo panorámico vidriado.



EN CONTRA:



Comando de caja.

El techo no se abre.

Garantía.

Sin sistema de ayuda al estacionamiento.

Rueda de auxilio temporal.

Ubicación tablero de instrumentos.

Dejá tu comentario