Terminó OTAN su campaña en Libia

Edición Impresa

Trípoli - La OTAN terminó su operación militar en Libia en la medianoche de ayer, siete meses después de haber lanzado una campaña aérea y marítima que ayudó a derrocar y matar a Muamar el Gadafi.

Al anunciar la decisión la semana pasada, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, la calificó como «una de las más exitosas» operaciones en la historia de la alianza de 62 años.

Rasmussen marcó el fin de la misión visitando Libia, donde se reunió con el Consejo Nacional de Transición (CNT) y miembros de la sociedad civil.

«Es agradable estar aquí en Libia, en la Libia libre», dijo Rasmussen durante una conferencia de prensa conjunta con el presidente del CNT, Mustafá Abdulyalil.

El funcionario descartó la posibilidad de que la Alianza Atlántica instale bases militares en Libia e insistió en que la defensa del país compete únicamente a las nuevas autoridades.

El responsable danés insistió en que «la OTAN ejecutó una misión que le fue encomendada por Naciones Unidas para salvar vidas civiles. Esa misión acaba esta noche (por ayer). A partir de ahora, los libios deben trazar su porvenir y serán las nuevas autoridades las encargadas de las operaciones de seguridad», señaló.

Rasmussen precisó, no obstante, que la OTAN queda a disposición de los nuevos gobernantes del país árabe para cualquier tipo de colaboración futura.

La OTAN inició el pasado 27 de marzo una polémica misión militar en Libia, que fue esencial para el triunfo de los rebeldes y el derrocamiento y muerte de Gadafi, el líder árabe que más tiempo llevaba aferrado al poder.

La intervención, llamada «Protector Unificado», fue diseñada bajo el argumento de proteger a la población civil pero costó cientos de millones de euros y se vio envuelta en diversas polémicas.

En este sentido, Rasmussen indicó, que aunque la misión de la OTAN finalizó anoche, se mantiene en vigor el embargo de armas decretado por la ONU y que cualquier decisión a este respecto concierne al Consejo de Seguridad.

Sobre la posibilidad de que en Libia exista armamento considerado no convencional, Rassmusen dijo que la Alianza no tiene información precisa al respecto, pero que en cualquier caso compete a las nuevas autoridades del país «la búsqueda y destrucción de este tipo de armas».

El CNT había anunciado horas antes su voluntad de desmantelar el arsenal de armas químicas supuestamente acumulado por Gadafi.

Por otro lado, Rasmussen excluyó cualquier posibilidad de intervención militar en Siria, a cuyo régimen, no obstante, condenó por proseguir con su «política represiva» que ya ha dejado más de 3.000 muertos.

Agencias Reuters, EFE y ANSA

Dejá tu comentario