20 de julio 2015 - 00:00

Tigre no supo cómo definirlo

Sebastián Rincón pelea con Marcos Cáceres; el colombiano fue una pesadilla para la defensa de Newell’s, aunque le faltó definir mejor.
Sebastián Rincón pelea con Marcos Cáceres; el colombiano fue una pesadilla para la defensa de Newell’s, aunque le faltó definir mejor.
Tigre jugó mejor que Newell's, pero no pudo hacer pesar ese dominio en el área contraria, por lo que el partido finalizó sin goles.

El equipo de Gustavo Alfaro les cerró todos los caminos a los rosarinos en la mitad de la cancha y, con la habilidad en velocidad de Sebastián Rincón, le creó muchos problemas en la defensa.

Newell's no tuvo la dinámica que mostró ante Racing y le faltó prolijidad para manejar la pelota, aunque la peligrosidad de Ignacio Scocco casi le hace ganar el partido, en tres jugadas en las que se lució el debutante Sebastián D'Angelo, que reemplazó al lesionado Javier García.

Tigre tuvo en Joaquín Arzura a su mejor jugador en función defensiva y a Horacio Orzán (ex-Newell's) en una posición casi de enganche, como generador de los contraataques, pero no estuvo acertado el "Chino" Luna, por lo que muchos ataques naufragaron en el último toque y otros chocaron con una buena actuación de Oscar Ustari, que estuvo muy atento para corregir los errores de sus defensores y hasta jugar de líbero.

Tigre tuvo las más claras, desde los 3 minutos de juego, cuando Facundo Sánchez estrelló un remate en el poste derecho de Ustari.

Newell's respondió como pudo hasta los 30 minutos en que fue expulsado Hernán Villalba por doble amonestación y a partir de allí sólo se defendió.

A Tigre le faltó un definidor y por eso tuvo que conformarse con el empate. Newell's, por su parte, bajó mucho su nivel con respecto a Racing y se terminó yendo contento con el punto obtenido. Fue un partido sin goles, pero con muchas situaciones de gol, pero la mayoría mal definidas.

Dejá tu comentario