Triunfó Vulcabras en carrera de ojotas

Edición Impresa

Vulcabras, la compañía brasileña del grupo Grendene, le ganó la carrera de la ojota a su competidora Alpargatas Santista, de la familia Camargo Correa: la fabricante de calzado más grande de la región comenzará a elaborar en el país su marca Ipanema, mucho antes de que Alpargatas cumpliera con su promesa de hacer lo propio con sus populares Hawaianas.

La nueva línea de chanclos de goma se hará en la planta que tiene Vulcabras en la bonaerense Coronel Suárez, en la que ayer inauguró una ampliación que duplicará su capacidad de producción, y en la que invirtió $ 32 millones. Esta ampliación llevó la dotación de personal a 4.000 personas.

Actualización

Se trata de la vieja planta de Gatic, la empresa que en algún momento de la historia no demasiado lejano fue licenciataria de casi todas las marcas deportivas (con Adidas como nave insignia). Cuando la firma fundada por Eduardo Bakchellian fue declarada en quiebra y desguazada, esas instalaciones fueron adquiridas por el empresario textil Guillermo Gotelli, para fabricar su marca Signia (también comprada a la ex Gatic). Sin embargo, en 2007 Vulcabras le compró la fábrica a Gotelli y la actualizó, con una inversión total cercana a los u$s 32 millones. Desde entonces, fabrica allí sus marcas de calzado Reebok y Olympikus. Los brasileños también se quedaron con Signia, una marca de indumentaria que viste a varios equipos de la AFA, pero que -como en el caso de Lanús- está siendo gradualmente desplazada por Olympikus.

Asistentes

A la apertura de la nueva ala de la fábrica concurrieron el gobernador Daniel Scioli y otros funcionarios locales y provinciales, y Milton Cardoso, presidente de Vulcabras.

Además de las ojotas, Vulcabras promete que en Coronel Suárez se comenzará a producir calzado atlético de alta tecnología, un tipo de zapatilla que nunca se hizo en el país justamente por falta de masa crítica que justifique la inversión en máquinas y matricería que implica esa clase de producción. Claramente, la diferencia en el tipo de cambio entre el peso y el real hace atractivo para las empresas brasileñas fabricar en la Argentina y exportar a su propio país y otros mercados.

En su discurso inaugural, Cardoso dijo que Vulcabras «cerró el tercer trimestre de 2009 con un récord de facturación, aumentando su producción anual en más del 50% y estimando el cierre con un volumen superior a los 4 millones de pares de zapatillas y 800 mil pares de ojotas de producción nacional».

Cabe apuntar que la marca de ojotas Ipanema es un «parvenue» en este particular mercado, absolutamente dominado por las Havaianas de Alpargatas. Las Ipanema llegaron al mercado hace menos de dos años, con el objetivo de «morder» algo de ese segmento que es un calzado «fashion» y, a la vez, el zapato de los sectores más humildes de Brasil. Mal no les habría ido: según la propia Vulcabras, ya están exportando sus Ipanema a 90 países.

Además del calzado deportivo y casual que elabora su subsidiaria Vulcabras, el grupo Grendene fabrica zapatos de vestir (masculino, infantil y femenino) y factura unos u$s 1.200 millones anuales. Vulcabras tiene plantas en Ceará, Sergipe, Bahia y Río Grande do Sul. Además de las mencionadas, fabrica las marcas Azaleia, AZ, Dijean. Funny, OLK, Opanka y Botas Vulcabras.

Dejá tu comentario