Trump analiza una represalia militar contra el régimen sirio

Edición Impresa

EE.UU. suma dureza a su condena al ataque químico en Idleb. El caso podría provocar un inesperado choque de intereses con el Gobierno de Putin.

Washington - El Gobierno de Estados Unidos dio ayer indicios claros sobre su intención de incrementar su intervención militar contra el régimen sirio de Bashar al Asad, en respuesta al ataque con armas químicas en Jan Shijún, en la región de Idleb.

El presidente, Donald Trump, dijo que "algo debe suceder" tras el ataque, que dejó 86 muertos -entre ellos 30 niños y 20 mujeres- y que atribuyó al ejército regular. "Creo que lo que pasó en Siria es una desgracia para la humanidad, y que él (Al Asad) está ahí, y supongo que está dirigiendo las cosas, así que pienso que algo debería suceder", añadió en diálogo con los periodistas el presidente a bordo del Air Force One.

Sin embargo, interpelado por sus planes en Siria, Trump respondió: "No quiero decir lo que voy a hacer". "Lo que al Asad hizo es terrible. Lo que pasó en Siria es un crimen verdaderamente atroz y no debería haber ocurrido, y no debería permitirse", explicó.

Las palabras de Trump llegan el mismo día en que el Pentágono presentó a la Casa Blanca una serie de posibles acciones militares para responder al ataque, al parecer perpetrado con gas sarín. Un funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo que los planteos incluyen ataques contra la Fuerza Aérea siria en tierra.

Un golpe militar contra el régimen sirio podría provocar un fuerte choque de intereses entre Estados Unidos y Rusia, el principal aliado de Damasco.

El secretario de Estado, Rex, Tillerson, fue más directo que Trump y señaló ayer que se dará una "respuesta apropiada".

"Estamos considerando una respuesta apropiada por este ataque químico que viola todas las resoluciones de la ONU", afirmó Tillerson en Palm Beach (Florida), donde dio la bienvenida al presidente de China, Xi Jinping, quien se reunió anoche con Trump (ver nota aparte).

"Es un asunto grave que requiere una respuesta severa", agregó el jefe de la diplomacia estadounidense. "No hay duda en nuestras mentes, y la información que tenemos apoya que el régimen sirio bajo el liderazgo del presidente Bashar al Asad es responsable de ese ataque", subrayó.

"El papel de Al Asad en el futuro es incierto claramente, y con las acciones que emprendió, no habrá papel para él en el gobierno para gobernar al pueblo sirio", indicó Tillerson.

"El proceso por el que Al Asad se iría es algo que creo que requiere un esfuerzo de la comunidad internacional, primero con la derrota del EI para estabilizar el país y evitar más guerra civil", remarcó.

Damasco negó toda responsabilidad en el ataque, mientras que el Gobierno de Vladímir Putin aseguró que un bombardeo de aviones de la Fuerza Aérea terminó impactando en un depósito de armas químicas de los rebeldes, lo que desencadenó la tragedia.

Mientras, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, impedida de avanzar en una condena debido al veto del Kremlin, espera un informe técnico para continuar con las gestiones diplomáticas.

Agencias EFE, AFP y Reuters

Dejá tu comentario