Trump castigará a los republicanos rebeldes (los dejará fuera de la reforma tributaria)

Edición Impresa

El presidente de Estados Unidos analiza las represalias contra los ultraconservadores que hundieron su proyecto para el mercado de salud.

Washington - Luego de la derrota sobre la derogación del "Obamacare", la Casa Blanca advirtió ayer los congresistas ultraconservadores rebeldes que deben respaldar la agenda del presidente Donald Trump o serán excluidos en futuras batallas legislativas, incluida la reforma tributaria.

La amenaza del jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, de generar una amplia coalición sobre la reforma a los impuestos que podría incluir a demócratas moderados se produce luego de que el presidente de la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Kevin Brady, anunciara que la comisión prepara los cambios y espera avanzar con el proyecto en dicho panel en la primavera (boreal).

Brady explicó que los representantes estuvieron trabajando sobre la reforma tributaria en paralelo con el fallido proyecto de salud de Trump que derogaba el de su antecesor, Barack Obama.

Tanto el mandatario estadounidense como Priebus criticaron a los republicanos conservadores que rechazaron la legislación respaldada por la Casa Blanca para instaurar un nuevo mercado de la salud.

"Los demócratas están sonriendo en (Washington) DC porque el Caucus de la Libertad (herederos del ultraconservador Tea Party), con la ayuda de (las organizaciones conservadoras) Club For Growth y Heritage, salvaron Planned Parenthood & Ocare", afirmó Trump en un mensaje publicado en su cuenta personal en Twitter. Su reforma sanitaria retiraba fondos a Planned Parenthood, la mayor organización de planificación familiar de Estados Unidos.

Hablando en Fox News Sunday, el jefe de Gabinete sostuvo la posibilidad de trabajar con demócratas moderados así como con republicanos para aprobar otros aspectos de la agenda del presidente, como su propuesta de presupuesto, la reforma del código impositivo y renovados esfuerzos sobre la ley de salud.

"Si podemos llegar con un proyecto que cumple las metas del presidente sólo con los republicanos, lo tomaremos y avanzaremos", dijo Priebus, pero agregó: "Creo que es más o menos un tiro de advertencia que estamos dispuestos a hablar con cualquiera. Siempre lo estuvimos y pienso que ahora más que nunca".

El plan del magnate es liderar "el mayor recorte de impuestos desde la época de Ronald Reagan y lograr que la economía vuelva a moverse".

En un revés para Trump, quien durante su campaña destacó lo que dijo eran sus habilidades para alcanzar acuerdos, el proyecto de salud fue retirado el viernes de la Cámara baja debido a la falta de apoyo dentro del mismo Partido Republicano.

Los ultraconservadores obstaculizaron el acuerdo, para cuya aprobación se necesitaban 216 votos, porque querían menos regulaciones y que los ciudadanos sean capaces de elegir qué cuidados médicos cubren sus planes de salud.

El presidente del Caucus, Mark Meadows, afirmó ayer que el fracaso del proyecto "no es el fin del debate" sobre la reforma sanitaria.

Meadows, un conservador en temas fiscales, había dicho que la reforma tributaria dependería de la revocación de la ley de salud "Obamacare" para poder compensar los posibles costos de los recortes de impuestos.

Agencias Reuters, AFP y EFE

Dejá tu comentario