Tucumán incentiva a Cambiemos a apostar al balotaje

Edición Impresa

 El combo de radicales y macristas logró en Tucumán poco más del 20 % en las PASO presidenciales. En esa elección Daniel Scioli se llevó mas del 57% de los votos y el combo de Sergio Massa y José Manuel de la Sota, un 16 %.

En la elección a gobernador del domingo pasado, José Cano, que llegó con apoyo de Mauricio Macri y Massa, sumó las dos boletas presidenciales e inclusive subió la apuesta superando el 40%. No se entiende en ese sentido la euforia de algunas denuncias de radicales ya que, numéricamente, la elección de Cano fue buena e inclusive superior a lo esperado.

Por eso no extraño que fuera de la guerra de denuncias cruzadas que se vive en Tucumán (ver nota en Ámbito Nacional), en el comando de Macri la perspectiva que dejó la elección tucumana no resultaba ayer tan sombría.

Tucumán está dentro de los cinco principales distritos electorales del país. La campaña en la provincia, si bien allí jugaba Cano, uno de los candidatos más conocidos del radical, había sido dura y el resultado a favor del oficialismo de Manzur era cantado desde el comienzo del proceso electoral.

Un 40% en la provincia, proyectado a todo el país, es un número que hoy parece preocupar más al Frente para la Victoria que a los radicales, macristas e inclusive la Coalición Cívica.

En esas condiciones, los números acercan más a Macri a un balotaje y marcan, además, algún camino para los futuros acuerdos que se puedan cerrar con Massa, aunque por ahora el macrismo los niegue.

En tren de ensayo de laboratorio, Cano logró mantener bajo su candidatura a gobernador todos los votos que el acuerdo con Macri y los de Massa lograron en las PASO presidenciales.

El cálculo sirve de base para la estrategia que Cambiemos deberá seguir en campaña en Santa Fe, Córdoba y Mendoza, por ejemplo. Y un antecedente de lo que puede suceder en Jujuy.

Allí la situación del radical Gerardo Morales es distinta, pero también pueden serlo los efectos de la elección.

Jujuy elegirá gobernador el mismo día que la presidencial. Por lo tanto, el arrastre de la boleta local sobre la presidencial será mucho mayor y viceversa.

Formosa también espera, aunque allí las chances de Luis Naidenoff no sean tan claras como las de Morales. Como sea, desde el domingo una parte de la UCR protesta por las denuncias sobre la elección tucumana y la otra hace cálculos sobre la proyección de votos.

Dejá tu comentario