Un ajuar informal para una semana de cumpleaños

Edición Impresa

Un poco de sport en el guardarropas nunca viene mal, más aún durante los viajes. Así, esta semana Cristina de Kirchner le dio respiro al ajuar de alta costura y se entregó al look informal. Inauguró la semana en El Calafate con vestimenta casual y sacó a relucir los pantalones, que desde hace varios meses habían quedado olvidados.
Tal vez motivada por su cumpleaños cincuenta y seis, la Presidente se inspiró en un outfit menos estructurado. Dejó el brillo y el glamour que caracterizaron a sus prendas la última semana en su viaje a España, y cambió el «estilo diva» por uno más cercano a la mujer común. Hasta se permitió bromear en una nota telefónica, algo que nunca hace, además de confesarle al conductor que su marido (que cumple el próximo 25) nunca le regala nada para su cumpleaños. Nueva estrategia, claro: mostrarse relajada, como si se olvidara de aquella Cristina que se obliga a controlar cada detalle buscando perfección.
Para completar la renovación, acortó el largo de sus uñas esculpidas, también para mostrarlas más naturales.
Hasta se animó a un estilo «safari» en el acto conmemorativo del Lago Argentino. Ese día vistió pantalones cargo (esos que son anchos y tienen varios bolsillos en las piernas), una chaqueta azul francia y un gorro de gamuza estilo cowboy con detalle de plumas de codorniz. Un accesorio elegante para esa ocasión, pero que no combinaba con el abrigo, de estilo más formal.
Tampoco el pañuelo rayado en naranja, blanco y rosado fue el más acertado para cubrir su garganta del frío. Lo llevó de manera desprolija, con nudo, como si se tratara de una corbata que le tapaba el cuello y le colgaba hasta la cintura. Además, esos colores no tenían nada que ver con el azul de la chaqueta y el marrón del gorro.
Sin embargo, no se equivocó al vestir un estilo campestre para ese acto al aire libre. En cambio llamó la atención que ya de regreso en Buenos Aires haya vuelto a ese look sport.
Ayer, para presentar la ley de propiedad intelectual para actores de cine optó por pantalones negros, top blanco y chaqueta, mucho más informal de lo que suele ponerse para ese tipo de actos, pero el verano todo lo permite, si casi no usó joyas.
Para el diseñador de alta costura Abel Luppo en el ajuar de la Presidente no hay casualidades y arriesgó una explicación.
«Seguramente haya entendido que dada la problemática coyuntura que vive el país, y con los vaivenes de la economía, era más acertado lucir prendas sencillas», dijo Luppo.
El especialista explicó a Ámbito Financiero que si la dama quiere lucir más sport debería ajustarse a una línea prêt à porter.
«Debe elegir prendas que combinen con su estilo porque da la sensación de que cuando trata de vestir casual, en realidad está forzándose a hacerlo», dijo el diseñador. 
«Basta con mirar el peinado. Ese cabello tan estructurado no tiene nada de casual. Si quiere vestir sport como lo hizo el domingo y ayer, debería darle movimiento al pelo, rebajándolo. Si no, lo único que logra es un look contradictorio», se animó a considerar el especialista.
Además, Luppo señaló que Cristina de Kirchner sigue teniendo problemas a la hora de combinar prendas con accesorios.
«El gorro y el pañuelo que usó el domingo no tenían nada que ver con la vestimenta. Tampoco entiendo la intención de la chaqueta que vistió ayer. Tenía grandes puños como una camisa, pero, sin embargo, la llevó arriba de un top como si se tratara de un saco. Entonces generaba confusión, porque no terminaba de ser ni una cosa ni la otra», advirtió el diseñador.
Asimismo, Luppo coincide en que no está mal que la Presidente quiera vestir de manera menos estructurada, permitiéndose no sólo usar pantalones, sino también zapatos bajos de gamuza como los que llevó el domingo.
«El problema es que no sabe armar ese look y pareciera que no le convence del todo», dijo el modisto y aclaró: «Le sienta mejor el estilo tailleur, con el que también ha sumado desaciertos, pero es más acorde para una presidente».

Dejá tu comentario