Un fuera de serie

Edición Impresa

Con el modelo RCZ, Peugeot comienza a ofrecer vehículos exclusivos. Recién lanzado en Europa, llegará a la Argentina en diciembre de este año o enero de 2011 con un motor naftero de 200 CV y una versión con motor turbodiésel de 163 CV.

El RCZ es mucho más que un concept car convertido en realidad. Es un coche que abre una nueva etapa en la historia de los «vehículos de placer» de la marca Peugeot. Su expresivo diseño (con un parentesco evidente al Audi TT, a quien apuntan como su principal competidor), su interior exclusivo, sus motorizaciones y las sensaciones que proporciona al volante proyecta a la compañía capaz de ofrecer vehículos fuera de serie.

Peugeot busca plasmar sus valores de marca en cada uno de sus nuevos productos. En ocasiones, dando rienda suelta a la creatividad, la marca del león demuestra la audacia extrema con que crea sus «vehículos de placer»; coches que suscitan una emoción máxima y despiertan el deseo en los amantes de los automóviles para mayor orgullo y satisfacción de sus creadores.

Bajo esta premisa y siguiendo este espíritu, se han realizado diferentes concept-cars expuestos en los grandes salones internacionales. Su poder de seducción ha sido, en ocasiones, tan elevado, que han sido muchos los que han soñado con verlos algún día circular por las carreteras. Ejemplo de ello fue el Salón de Frankfurt de setiembre de 2007 donde presentó un ejercicio de estilo que no dejó a nadie indiferente; el concept 308 RCZ.

Denominación exclusiva

Desde ese momento, este coupé compacto 2+2 se concibió como un vehículo exclusivo, «fuera de serie». Un concentrado de emociones orientado a una clientela moderna, particularmente exigente y experta en términos de placer al volante.

Su denominación, RCZ, simboliza este posicionamiento distintivo y singular en relación al resto de la gama dado que se trata del primer vehículo que no utiliza una denominación con un «cero» o un «doble cero» en el centro. El RCZ nace con la vocación de exacerbar todos los sentidos de su conductor.

Otro de los retos del proyecto fue desarrollar este nuevo vehículo en un plazo particularmente corto. Para conseguirlo, el coche se realiza en un centro de producción especializado en la fabricación de vehículos exclusivos en pequeñas series, en el seno de la fábrica de Magna Steyr, en Graz (Austria), con una producción anual de 17.000 unidades. En la misma planta se construye el Aston Martin Rapide.

Tres motores a elección

En Europa comenzó su comercialización con tres opciones de motores: un turbodiésel con 163 CV, y dos nafteros, el más accesible con 156 CV y el más potente con 200 CV. En la Argentina llegará en diciembre de este año o enero 2011 con el motor turbodiesel de 163 CV y el naftero: el turbodiésel será la primera marca en traer al país una coupé diésel de estas características. En Europa, por ejemplo el Audi TT tiene una versión turbodiésel.

Interior de alta gama

El interior es claramente propio de un coche de gama alta gracias a los equipamientos tecnológicos que pueden montarse en el mismo (nuevo sistema multimedia WIP Com 3D, equipo Hi-fi JBL, toma USB en todas las versiones) pero ofrece igualmente una cierta polivalencia de uso. Así, por ejemplo, para los viajes de fin de semana largo, el baúl tiene una capacidad de 384 litros al que hay que sumar los espacios de almacenamiento bajo el piso. Además, existe un volumen adicional potencial gracias al abatimiento de los respaldos del asiento trasero, lo que lleva el volumen máximo a 760 litros.

El comportamiento dinámico del auto es sobresaliente. Logra un gran equilibrio entre confort de marcha y agarre al suelo. Tiene una altura al suelo y un centro de gravedad rebajados en respectivamente, 20 y 40 mm en relación a un 308 Berlina.

Finalmente, en relación a este último, el RCZ es más ancho (+ 30 mm) y tiene las trochas delantera y trasera ampliadas (+ 54 mm y + 72 mm). Los amortiguadores, se han adaptado en consecuencia y si a ello añadimos el montaje de generosos neumáticos, (18' e incluso 19'), no hay dudas que está preparado para ofrecer un gran comportamiento deportivo.

En seguridad dispone en todas sus versiones del asistente de arranque en pendiente (Hill Assist). Esta función está integrada de serie en el ESP que además incluye, salvo en las versiones con cambio automático, el sistema de control de tracción inteligente (un ASR sofisticado que adapta de manera automática la motricidad de cada una de las dos ruedas motrices en función de la adherencia), el repartidor electrónico de la fuerza de frenada (REF) y la ayuda a la frenada de emergencia (AFU). Las funciones DSC, ASR y AFU son desconectables de manera simultánea (ESP Off) para permitir a una clientela exigente y experta explotar plenamente todas las posibilidades del vehículo.

Dejá tu comentario