Un pálido final

Edición Impresa

No fue un papelón, pero fue una nueva frustración. El seleccionado argentino tenía una oportunidad histórica de ganar una Copa América que no se logra desde hace 18 años, con su público y con un plantel muy valioso, donde está Lionel Messi, nada más y nada menos que el mejor jugador del mundo.

Luego de una primera ronda donde estuvo siempre al borde de la eliminación, comenzó a generar ilusiones con la goleada a los juveniles de Costa Rica, pero Uruguay lo volvió a la realidad, en un partido duro y parejo, donde la Selección de Batista no pudo superar a un equipo con un hombre menos durante 49 minutos.

Sergio Batista salió a defenderse en la conferencia de prensa y dejó en claro que quiere seguir en la Selección, con la que firmó contrato hace sólo tres meses: «Hicimos lo imposible por ganar la Copa, pero lamentablemente no se nos dio. De todos modos, fracaso me parece una palabra muy fuerte, aunque entiendo la expectativa que había por ser locales».

Más allá de los próximos amistosos, recién en octubre empezarán las eliminatorias para un Mundial muy lejano (faltan 3 años), por eso es un momento oportuno de reflexionar sobre cómo se quiere que juegue el seleccionado argentino.

Dejá tu comentario