Un viernes para meditar

Edición Impresa

Dos rachas de alzas continuadas se cortaron, la del Dow y la del Merval, que es de consumo interno. Se dirá, en ambos casos, los perjuicios fueron menores, muy leves, en relación a lo que venían produciendo a lo largo de marzo. Y lo estadístico avala tal premisa puesta por delante, el Dow apenas cedió el 0,2% escaso, de su sucesión de éxitos consecutivos después de alcanzar nuevo máximo histórico. Y el Merval debió retroceder apenas un 0,3%, sobre su excelente seguidilla,q ue recuperó todo lo perdido en febrero. Pero, para ambos casos son válidas las advertencias de que una oferta mucho más decidida, impidiera continuar con los aumentos. Acaso las dudas que se vienen planteando hayan generado una primera detención.

Y en cuanto al indicador de Buenos Aires, el mismo se dio el gusto de incursionar en la centena superior -con 3.523 puntos en su máximo-, pero después teniendo que actuar en defensa y para culminar en los 3.488 puntos, quedando muy cercano a la frontera, pero sin poder ratificar el haberla sobrepasado. Son solamente señales, en procura de ratificaciones, pero que no se deben soslayar. El devenir de la rueda del viernes, subiendo volumen a los $ 75 millones, tuvo un alto componente "vendedor", y lo que obligó a retrotraer los avances intradiarios.

Lo particular del cambio de protagonistas, así como vio G. Galicia siendo figura de volumen, con $ 13 millones, lo suplantó con Tenaris el jueves y el viernes reapareció calor sobre Petrobras, rozando los $ 18 millones. Un 0,3% abajo, apto para la meditación del fin de semana. La semana: el Dow rescató un 0,9% de alza, el Bovespa cayó un 2,7% y el Merval se lució con casi el 5% de renta. La última fecha sembró dudas. Y la Bolsa, inestable.

Dejá tu comentario