Una resistencia sin rumbo ni programa

Edición Impresa

El Cairo - El anuncio imprevisto de la dimisión de Muaz al Jatib de la presidencia de la Coalición Nacional Siria (CNFROS) ha desconcertado a la oposición en un momento delicado, con el inicio hoy de la cumbre de jefes de Estado árabes en Doha.

La CNFROS fue la primera sorprendida por la decisión de Al Jatib, anunciada el domingo en un mensaje en su cuenta personal de Facebook, ya que en Doha la alianza espera ocupar el asiento de Siria en la Liga Árabe, lo que respaldará su reconocimiento como único representante legal del pueblo sirio.

En dicha cumbre, ya se había decidido que Al Jatib encabezara la delegación siria, por lo que la confusión durante unas horas fue mayúscula.

Después de maratónicos contactos diplomáticos y el rechazo de la dimisión de Al Jatib por parte de la directiva de la CNFROS, el líder opositor aceptó finalmente acudir a la cumbre junto al recientemente designado primer ministro de la oposición Hasán Hito, según dijo ayer una fuente diplomática árabe.

El propio Al Jatib afirmó que dará un discurso "en nombre del pueblo sirio" en Doha, aunque destacó que su asistencia a este encuentro no está relacionada con su renuncia, que será tratada más tarde.

"Nos ha sorprendido el momento de la dimisión, pero sabemos que últimamente ha afrontado mucha presión de los países que alegan ser amigos de Siria y por los intentos de hacer fracasar el Gobierno interino", dijo el responsable de prensa de la CNFROS, Sinar Ahmed.

El portavoz negó que la dimisión de Al Jatib fuera en protesta por la elección como primer ministro de Hito, que es rechazado por algunos grupos y según fuentes opositoras independientes es cercano a los Hermanos Musulmanes.

Ahmed explicó que Al Jatib permanecerá en su cargo hasta que el Consejo General de la CNFROS mantenga una reunión, cuya fecha se decidirá después de la cumbre de Doha, en la que aceptará o rechazará la dimisión de su presidente.

Sin embargo, fuentes cercanas a Al Jatib, como el opositor independiente Haitham Maleh, no creen que el dirigente vaya a retractarse.

"El jeque Al Jatib es cabeza dura y cuando toma una decisión, la aplica", aseguró Maleh, de 82 años y amigo del padre del presidente de la CNFROS.

Elegido el pasado 11 de noviembre para este cargo a sus 52 años, Al Jatib fue antiguo imán de la Gran Mezquita de los Omeyas en Damasco y había sido detenido en varias ocasiones tras el estallido de la revolución siria en marzo de 2011.

"La postura de Al Jatib ha sido más de un hombre religioso que tiene moral que de un político. Él no está acostumbrado a las prácticas políticas que exigen sacrificios", comentó el columnista opositor Sarbast Nabi.

En su mensaje de ayer, Al Jatib lamentó que carece de libertad dentro de las "instituciones oficiales" y que la grave situación en Siria "no ha sido suficiente para que se tome una decisión internacional que permita al pueblo sirio defenderse".

Sin embargo, para Nabi la dimisión de Al Jatib no fue motivada por la falta del cumplimiento de promesas internacionales hacia el pueblo sirio, sino por discrepancias dentro de la oposición.

Escollo

"La Hermandad Musulmana ha obstaculizado el trabajo de Al Jatib y otras partes han intentado dirigir el proceso político hacia sus intereses personales"
, añadió Nabi, que apuntó que la cofradía es el grupo de mayor poder de la alianza.

Otras voces prefieren restar importancia a las diferencias en el seno de la coalición opositora y ponen el acento en destacar que la CNFROS puede conseguir representar a los sirios en la Liga Árabe.

Fuentes cercanas a las reuniones ministeriales preparatorias para la cumbre de Doha afirmaron que los participantes en este encuentro se inclinan hacia otorgar a la CNFROS el asiento de Siria en la organización panárabe.

"Estamos ante un momento histórico porque los árabes quieren boicotear el régimen de Bashar al Asad y reconocer a la alianza como representante del pueblo sirio", aseguró Ahmed Ramadán, de la ejecutiva del Consejo Nacional Sirio, principal grupo de la CNFROS. En su opinión, esto allanará el camino para pasos parecidos en la Organización de la Conferencia Islámica y la ONU, mientras que la escena política siria vivirá un avance en paralelo a los logros de los rebeldes sobre el terreno.

Agencia EFE

Dejá tu comentario