Una tímida mejoría

Edición Impresa

No era frecuente en estos tiempos ver el índice local quedar lejos de lo que conseguían de suba otros recintos, como ayer se viera. En lo que resultó una primera fecha de febrero sumamente jugosa, para que el Dow Jones y el Bovespa disfrutaran de tragos dulces, el Merval los miró desde lejos y en una conjunción con volumen sumamente contraído.

Yendo por partes, en Wall Street pareció que estaban de festejo con ciertos anuncios de Obama, tanto como para salir de la «poltrona» de enero y anotar con aumento del 1,2% en la rueda (para tal tipo de mercado, todo un salto en largo) y el Bovespa, que también las venía pasando amargas, copió y mejoró lo que le llegaba llevando el incremento a casi el 2%. Con tal entorno, podía presumirse que el Merval se iba a sumar de modo notorio al repunte que venía en cadena. Y, a cambio de ello, protagonizó una tarde mansa que al cabo de la sesión aportó sólo un 0,66% de mejora -y menos todavía en el listado de «locales», con el 0,44%- dejando a los operadores pensativos, por la falta de empuje. Se logró salir de abajo de la frontera, con mínimo en «2.287» y que se remontó a «2.313» en el cierre.

Porcentual magro, por comparación, pero la columna de volumen conseguido en efectivo posee relevancia para hallar explicación. Solamente $ 26 millones en órdenes, indicativo de la muy escasa actividad y la falta de energía para ir hacia arriba. Hubo «34» papeles con aumentos, por «11» sin cambios y otros «17» en baja. Muy pálida la plaza de Tenaris, con un 0,5% de alza, también contribuyó a una rueda que dijo poco. Y la Bolsa, con hambre.

Dejá tu comentario