Uribe admite riesgo de agresión externa

Edición Impresa

Bogotá - Colombia tiene «vulnerabilidades serias» frente a eventuales agresiones externas y, en la medida en que éstas parecen cada vez más probables, debe prepararse para evitarlas, admitió el ministro de Defensa, Gabriel Silva.

«Estamos concentrados en la amenaza interna» que suponen las guerrillas y el narcotráfico, pero «ha aparecido el riesgo, porque así se ha planteado de manera muy directa y muy clara, de una eventual acción externa contra Colombia», subrayó Silva en una entrevista que publicó ayer el diario El Tiempo.

El ministro anotó que, ante ese riesgo, Colombia está haciendo las «inversiones necesarias para tener capacidad de disuasión y de reacción».

Precisamente, el Ejército colombiano abrió el sábado siete nuevos batallones, dos de ellos en departamentos fronterizos con Venezuela, y proyecta ampliar la capacidad de una base militar ubicada también cerca del límite con ese país.

«No se trata de prepararse para una agresión, se trata de prepararse para evitarla. Y quiero insistir en eso: nos estamos preparando para evitar una agresión. No entraremos jamás en una carrera armamentista», enfatizó.

«Tenemos un proceso de construcción de una capacidad disuasiva, para que todos lo consideren muy bien y sepan los riesgos de una agresión», explicó el funcionario.

Colombia arrastra desde hace meses una grave crisis con su vecina Venezuela, cuyo presidente, Hugo Chávez, llegó incluso a llamar a los ciudadanos y militares de su país a «prepararse para la guerra».

Chávez considera una «amenaza» para la seguridad regional el acuerdo firmado entre Bogotá y Washington para que militares estadounidenses puedan usar bases colombianas.

«Por el respeto de Colombia a los procedimientos legales, quizás hubo un manejo que no fue acertado. Del tema se habló primero y más en Estados Unidos que acá. Digamos la verdad: eso nos salió mal», comentó Silva sobre la difusión y explicación de ese acuerdo militar.

Dicho acuerdo con Estados Unidos ha despertado inquietud tanto en Venezuela como en otros países latinoamericanos, como Brasil y Ecuador.

Según el ministro, los acuerdos de cooperación que tiene Colombia no sólo con EE.UU., sino con otros países como México, Perú, Chile y Panamá, son necesarios porque «todavía hay mucho por hacer y falta mucho para derrotar al narcotráfico, que es el combustible del terrorismo».

Por otro lado, el funcionario señaló que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla más antigua de América Latina, no están «agonizando ni terminadas», destacó Silva al alertar de que su capacidad terrorista sigue siendo «muy alta», pese a su estado de «desbandada y de total colapso».

Sobre el reciente anuncio de la alianza entre las FARC y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) hecho por los mandos de ambos grupos, apuntó que cuando «dos enemigos acérrimos se unen, lo hacen por debilidad».

«Si logran unirse es por el deterioro de su capacidad operativa, la gran disminución de sus efectivos y la seguridad que tienen de que el final está cerca», argumentó el ministro.

Colombia enfrenta un conflicto interno de más de 45 años en el que las Fuerzas Armadas del Estado combaten a la guerrilla izquierdista y grupos armados ilegales conformados por antiguos paramilitares de ultraderecha vinculados al narcotráfico.

Agencias EFE, Reuters y AFP

Dejá tu comentario