Urribarri excluye a Scioli: “Tiene un proyecto personal”

Edición Impresa

Sergio Urribarri, gobernador de Entre Ríos y una de las espadas que aparecen en la constelación K como potencial candidato 2015, confirmó que Daniel Scioli no fue invitado a la reunión que el peronismo K realizará esta semana en Paraná, capital de su provincia.

"No está invitado porque este espacio considera que Daniel ha dado múltiples y explícitas muestras de que tiene un proyecto personal y este proyecto es colectivo, pone por delante los intereses del país", explicó el mandatario la exclusión explícita del bonaerense.

La planteó, sin embargo, como una decisión de la organización del encuentro, a cargo del instituto Gestar, cuando en realidad, se otorga a los gobernadores anfitriones la potestad sobre a quién invitar. En este caso, el convocante es Urribarri.

El dato trascendió la semana pasada, en paralelo a la suspensión de otro encuentro peronista, en este caso bonaerense, en La Matanza. Tal como informó este diario, Urribarri cursó invitaciones a la mayoría de los gobernadores del dispositivo K pero no a Scioli.

Distintos

El sábado, por radio, Urribarri se explayó sobre la exclusión.

"Yo tengo buena relación pero somos distintos, claramente distintos. Porque Daniel ha demostrado que la relación con todo este sector está sujeto a sus tácticas, que van cambiando en función de sus necesidades de supervivencia", dijo por radio.

Y agregó. "¿Para qué vamos a estar incómodos? Sincerémonos: de un lado los incondicionales, y del otro lado los no tan incondicionales".

En el tramo final pareció mandarle un mensaje a Scioli. "No hay que enojarse: ¿cuál es el problema? Uno puede tener muchos amigos pero a algunos no invita a su casa", fue la metáfora para justificar que la relación circula por una vía distinta a la política.

Anteriormente, Urribarri había usado el término "tactiquero", cuyo origen atribuyó al fútbol, deporte que alguna vez unió a los dos gobernadores. En junio de 2011, el entrerriano aceptó un desafío de futsal en La Ñata contra Scioli: perdió.

En un sutil equilibrio, aunque en el último tiempo fue el único gobernador que públicamente confrontó con el bonaerense, Urribarri se cuida de no cometer el mismo error que le atribuye el kirchnerismo a Scioli: haber precipitado la discusión sobre 2015.

Por eso, el entrerriano se manifestó a favor de un tercer mandato cristinista. "Sería buenísimo que Cristina puede ser presidenta por 4 años más y si no lo es va a ser la principal electora", sostuvo.

Sobre su condición de supuesto tapado para la próxima elección, se hizo el desentendido. "Algunos medios dicen que soy uno de los preferidos de Cristina pero a mí eso me excede totalmente. Y no hablo de eso porque a mí me jode porque pienso que hay muchísimas cosas por hacer, y no es momento de discutir sobre candidaturas".

Dejá tu comentario