29 de febrero 2012 - 00:00

Vázquez: “Nunca le pegué a Wanda”

Eduardo Vázquez comenzó a ser juzgado ayer, acusado de haber asesinado a su mujer tras una discusión.
Eduardo Vázquez comenzó a ser juzgado ayer, acusado de haber asesinado a su mujer tras una discusión.
El exbaterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, quien comenzó a ser juzgado ayer por la muerte de su esposa, Wanda Taddei, aseguró que no la quemó, que nunca le pegó ni le faltó el respeto y que la relación que mantenía con ella era «de amor genuino».

«Nunca le pegué a mi mujer, nunca le falté el respeto. Era una relación de amor genuino», sostuvo el imputado al iniciar su indagatoria ante los jueces del Tribunal Oral Criminal 20, quienes lo juzgan por el «homicidio agravado por el vínculo» de Wanda.

Antes de ingresar a tribunales, Jorge Taddei, el padre de Wanda, aseguró que espera «un fallo ejemplar» de la Justicia y pidió para el exbaterista la pena máxima del Código Penal.

«La familia pide reclusión perpetua», manifestó Taddei, quien luego ingresó a la sala de audiencias a la espera del inicio del debate.

Minutos después y secundado por su abogado Martín Gutiérrez, llegó esposado el acusado, vestido con un suéter claro, camisa blanca y pantalón negro de vestir, quien en todo momento evitó la mirada del padre de Wanda. Tras la lectura de la elevación a juicio, los jueces del Tribunal 20, Luis Fernando Niño, Pablo Gustavo Laufer y Patricia Mallo, comenzaron a indagar al acusado.

Allí, Vázquez dijo que nunca le pegó a Wanda, que no roció ni prendió fuego a su mujer y criticó a los padres de la joven, de quienes dijo que «ejercían violencia física y psicológica» sobre su hija. Es que según Vázquez, la madre de Wanda, Beatriz, quien siguió toda la indagatoria con la mirada fija y los ojos llorosos, «le pegaba mucho» cuando la víctima era chica y que con sus padres siempre mantuvo una «relación de tensión».

«No soy el personaje monstruoso que creó esta maquinaria mediática», dijo Vázquez en el comienzo de su indagatoria, en la que durante más de una hora y media se refirió como «accidente» al hecho que terminaría con la vida de Taddei.

Vázquez, a quien por momentos se le quebraba la voz, decidió relatar a los presentes la naturaleza de su relación con Wanda desde que se conocieron, cuando la joven tenía unos 15 años, hasta el día de los hechos. El acusado destacó en todo momento que «nunca hubo golpes ni agresiones» y que para ambos su relación se trataba de «un amor sagrado».

Sobre el día de los hechos, Vázquez dijo al Tribunal que esa noche regresó cerca de las 3 del ensayo con su banda, que Wanda Taddei estaba muy enojada y que comenzó a insultarlo y golpearlo. «Me recriminaba que les daba prioridad a mis amigos», relató Vázquez, quien aclaró que él «no tenía ganas de pelear», que evitaba la discusión a la espera de que su mujer se calmara, aunque ésta continuó atacándolo.

Según el imputado, mientras intentaba «respirar» para relajarse sentado en el futón del living de la casa, Taddei se aproximó con una botella de alcohol para golpearlo y en el intento de detenerla la tapa de salió y ambos se mojaron. «Mi envión de levantarme fue el golpe contra su hombro, se salió la tapa y en el zamarreo nos quedamos mojados de alcohol», dijo Vázquez, quien relató que luego ambos se calmaron.

«Me prendí un cigarrillo y se me prendió la mano, quise apagarme con la otra mano y se me prendió también, Wanda agarró un almohadón (para apagarlo) y no llegó a tocarme y se prendió ella», indicó en referencia a cómo se originó el fuego, luego de lo cual presuntamente él tomó un cobertor con el que apagó a los dos.

Dejá tu comentario