Venden fotos de Fidel y el Che golfistas. Sufre Chávez

Edición Impresa

Siete fotografías históricas firmadas por Alberto Korda y que muestran a Fidel Castro, al Che Guevara y a Camilo Cienfuegos, entre otros, se ofrecerán al mejor postor el 4 de marzo en la localidad inglesa de South Cerney, en el condado de Goucestershire.

Según explicó Chris Albury, especialista de la casa de subastas Dominic Winter, ésta compró las fotos al fotógrafo independiente Keith Cardwell, quien las había adquirido a su vez del propio Korda antes de su muerte en París en 2001.

Lo curioso es que alguna de ellas ponen en problemas a Hugo Chávez. Son las que muestran a Castro y al Che jugando al golf, un deporte que el presidente venezolano quiere prohibir en su país por calificarlo de burgués. En agosto pasado, el bolivariano aseguró que «solamente un pequeño grupo de burgueses puede jugar» y agregó: «China tiene 300 canchas de golf y miren lo que está pasando».

Además de las fotos en que se ve al Che y a Fidel jugando al golf en uniforme militar, en otra aparece Castro estrechando la mano al escritor estadounidense y gran amante de Cuba, Ernest Hemingway.

Otra foto muestra al Che de espaldas, pescando en el mar, hay también una con el rostro de una joven y bella guerrillera cubana y otra en la que aparece un hombre con un sombrero de paja subido a una farola sobre una auténtica marea humana, imagen conocida como «El Quijote de la Farola».

Una de las fotografías de mayor valor histórico es la de la entrada en La Habana, el 8 de enero de 1959, de Fidel Castro y el héroe de la revolución Camilo Cienfuegos, ambos empuñando subfusiles, imagen que lanzó la carrera fotográfica de Korda.

Todas las fotos llevan la firma de Korda y el precio de salida oscila entre u$s 242 a u$s 3.061, y en la misma subasta se ofrecen otras del mismo fotógrafo aunque sin su firma.

Alberto Korda, cuyo nombre real era Alberto Díaz Gutiérrez, trabajaba como fotógrafo para el periódico cubano Revolución cuando captó el 5 de marzo de 1960 la imagen emblemática del Che Guevara con barba y boina.

Korda no llegó a cobrar «royalties» por esa foto porque el régimen de Fidel Castro no reconocía la Convención de Berna para la Protección de las Obras Artísticas y Literarias. En el año 2000 demandó al fabricante de vodka Smirnoff por el uso de esa imagen en su publicidad.

«Apoyo los ideales por los que murió el Che Guevara, no me opongo a que reproduzcan su imagen quienes quieren propagar su memoria y la causa de la justicia social en el mundo, pero sí estoy categóricamente en contra de la explotación de su imagen para la promoción de productos como el alcohol», dijo Korda.

Dejá tu comentario