Vuelve el aburrimiento

Edición Impresa

El Dow avanzó ayer por tercera rueda consecutiva ganando un 0,14% (en dos semanas suma un 4,2%) al cerrar en 13.596,93 puntos, el nivel más alto desde el 10 de diciembre de 2007 y apenas un 4% debajo del máximo histórico marcado el 9 de octubre de aquel año (en 14.164,53 puntos). Si nos atenemos sólo a esto como señal, luce como una rueda alcista. El problema es que las blue chips pasaron la mayor pare del día del lado perdedor, el S&P500 cedió un 0,05%, el NASDAQ cayó un 0,21%, por cada dos subas tuvimos tres bajas en el NYSE y por cada tres subas se contabilizaron cinco bajas en el NASDAQ. Más que una rueda ganadora o perdedora, tal vez lo mejor sea pensar en otra jornada neutra, algo que se ratifica con el bajo volumen negociado que apenas alcanzó 6.150 millones de acciones entre las tres principales Bolsas del país (un 6% menos que el promedio diario para lo que va del año).

Aclarado el tono aburrido de la sesión, las dos notas de color las dieron, por un lado, el presidente de la Fed de Boston -no vota en el FOMC- con sus loas al QE3 (¿qué otra cosa se podía esperar de uno de los más fervientes adláteres de Ben Bernanke?) y por el otro el IPO de la inmobiliaria «on-line» Trulia (es el primero en casi un mes) cuyas acciones ganaron más del 40% en su primer día de cotización. Fuera de esto, la realidad siguió mostrándose «dura» con el sector de servicios del viejo continente experimentando la mayor caída desde julio de 2009, la producción de manufacturas China cayendo por onceavo mes consecutivo y los pedidos norteamericanos de seguro de desempleo creciendo. Por el lado de los commodities, el oro (bajando 0,08%) y el petróleo (avanzando un 0,17%) tuvieron algo parecido a un levísima corrección. Conclusión: una rueda que no se recordará.

Dejá tu comentario