Vuelve el Congreso para votarle Consejo a Cristina

Edición Impresa

El Congreso volverá a funcionar desde esta semana, aunque el Gobierno haya decidido no convocar a sesiones extraordinarias. A pesar de eso, será el Poder Ejecutivo el que movilice a senadores y diputados que siguen aún con la modorra del verano. Dos ideas, venidas de España, animarán entonces la discusión en las comisiones de ambas cámaras. En pocos días el Gobierno enviará al Congreso el proyecto de ley de creación del Consejo Económico y Social, un ámbito oficial de reunión de todos los sectores de la economía que el Gobierno quiere instalar en la Argentina replicando el modelo español.
Junto con el proyecto de modificación de la legislación sobre riesgos de trabajo, los dos temas moverán las discusiones en comisión, inclusive antes que comience el período de sesiones ordinarias, el próximo 1 de marzo.
Por ahora el Gobierno está apurado por cerrar el acuerdo entre sindicalistas y empresarios sobre las funciones y las cuotas de representación en el nuevo Consejo. Carlos Tomada, ministro de Trabajo, es el encargado de acelerar la negociación con la CGT y la UIA para definir qué organizaciones tendrán lugar en la mesa.
El Gobierno quiere copiar el modelo español, del que tanto se habló en el último viaje presidencial a Madrid. Por eso ya está definido que en el Consejo Económico y Social no habrá representación de ningún partido de la oposición, ya que los españoles tampoco les dieron un lugar.
En España, el Consejo tiene la dimensión de un megaministerio en el que los sectores debaten e intentan armonizar, pero que también actúa como asesor del Gobierno. Su presidente, Marcos Peña, se reúne habitualmente con el rey Juan Carlos para informarlo sobre la marcha de la economía. Pero eso no significa que termine teniendo poder de decisión en las medidas del Gobierno. Pero sí emite dictámenes previos sobre los anteproyectos de ley que se envíen a las cortes o los decretos reales.
Peña fue el que sedujo en Madrid con ese modelo a Juan Carlos Lascurain, José Ignacio de Mendiguren, Hugo Moyano y Omar Viviani, cuando acompañaron a Cristina de Kirchner en la visita de Estado. Sobre todo los cautivó esa facultad de revisar las leyes antes de que ingresen al Congreso, función que caería en manos de industriales y sindicalistas, junto con los representantes del Gobierno en ese Consejo.
El proyecto definitivo estará listo esta semana y, tal como confirmó ayer, Sergio Massa, llegará al Congreso antes que se inicie el período ordinario por lo que podría comenzar a discutirse antes en comisiones. De nuevo, el apuro aparece en medio de la sanción de leyes: aunque no sea imprescindible, ni el lugar esencial para debatirlo, Cristina de Kirchner quiere tener aprobada la creación del Consejo antes que comiencen las paritarias.

Dejá tu comentario