Ya ingresaron u$s 1.000 M de la soja en abril

Edición Impresa

En la segunda semana de abril se intensificó el ingreso de divisas proveniente de las exportaciones de soja. Entre el 12 y el 16 entraron u$s 553 millones, el nivel más alto de lo que va de 2010 y que prenuncia una lluvia de dólares todavía más intensa para finales de este mes.

Los datos oficiales surgen de CIARA-CEC, la cámara que agrupa a los exportadores de cereales. Considerando los u$s 498 millones liquidados la primera semana del mes, en lo que va de abril el monto ya supera los u$s 1.050 millones.

«Esperábamos fuertes liquidaciones, pero más cerca de fin de mes. Esto que estamos viviendo es un cierto adelanto en relación con el cronograma que teníamos previsto», explicaron fuentes del Banco Central.

El organismo monetario tiene una participación intensa en el mercado. Ayer compró u$s 120 millones y el viernes habían sido otros u$s 140 millones. La orden es no dejar que el tipo de cambio baje del actual nivel de $ 3,89. En este escenario de semejante superávit cambiario parece más que difícil que la cotización vaya a pegar un salto, por lo menos hasta mitad de año.

Las reservas del Central, sin embargo, no sólo no aumentan sino que muestran una leve retracción, pese a las compras. Ayer esto tuvo que ver específicamente con la segunda cancelación de títulos públicos utilizando reservas. Fueron alrededor de u$s 200 millones de un vencimiento de intereses de Bonar X.

Sin embargo, a lo largo de abril también se fueron cancelando vencimientos con el BID y el Banco Mundial. A ello debe agregarse que la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, está aprovechando para bajar la deuda con el Banco de Basilea, que en su momento le había prestado a la institución monetaria para evitar una reducción de las reservas. Según explican en el Central, el stock de la deuda que se mantiene con Basilea llega a sólo u$s 600 millones cuando en su momento había superado los u$s 3.000 millones. El mayor caudal de préstamos de este organismo había llegado entre 2008 y 2009, cuando se aceleró la fuga de capitales del país.

Se espera que el ingreso total proveniente de la soja exceda los u$s 20.000 millones y se superaría el monto máximo que se había registrado en 2008. Esto asegura que se mantendrá muy alto el saldo de la balanza comercial, también generará un fuerte ingreso para el fisco por las retenciones a las exportaciones agrícolas y, por último, compensará la caída de reservas por el pago a organismos y las cancelaciones de deuda en dólares.

Pero a los dólares «sojeros» se sumarán en los próximos meses las divisas provenientes de colocaciones de deuda que realicen provincias y el sector privado. Este ingreso de dólares provocará presiones adicionales sobre el tipo de cambio, en un contexto en el que la fuga de capitales está cediendo en forma significativa.

Uno de los desafíos con el que se enfrentará el Central en los próximos meses es la necesidad de absorber los pesos que se emitan para comprar divisas en el mercado cambiario y evitar así una apreciación nominal del peso. Esta emisión proviene no sólo de la compra de divisas, sino también del futuro giro de utilidades, ya que la semana pasada el directorio de la institución aprobó el balance, que arrojó una ganancia de $ 23.500 millones. Ese dinero será girado en forma paulatina a la Tesorería, pero desde el BCRA aclararon que «se monitoreará el cumplimiento del programa monetario» para evitar desbordes en la cantidad de pesos y, por ende, una aceleración de la inflación.

Dejá tu comentario