YPF sale a buscar u$s 300 M en mercados internacionales

Edición Impresa

Por primera vez desde 1998, YPF -comandada por Sebastián Eskenazi- saldrá dentro de diez días a buscar fondos en los mercados internacionales. La petrolera irá por u$s 300 millones a un plazo de siete años, aunque dependiendo de la recepción de los inversores podría elevar la emisión a u$s 600 millones. Pero lo más relevante es la tasa que aspiran conseguir, ya que la intención es que no supere el 6% anual.

Hace un par de semanas, la compañía «calentó los motores» al colocar $ 300 millones en el mercado local. Fue una cifra exigua, pero que le permitió hacerse de dinero para necesidades de corto plazo y, de paso, establecer el grado de recepción de los inversores. En breve arrancará el road show internacional, que será llevado adelante por un consorcio de bancos similar al que cerró el financiamiento con el grupo Petersen para quedarse con el 10% adicional de las compañías. Esta operación, por lo tanto, es posterior al cambio accionario que tuvo YPF entre noviembre de 2010 y marzo de 2011. Como resultado, la familia Eskenazi se quedó con el 25% de la empresa, el 16% flota en Nueva York y Repsol bajó su participación en la compañía a poco menos del 60%.

Si bien Repsol tiene aún planes de vender una porción adicional de YPF en la Bolsa porteña, cerca del 3%, todo indica que esta transacción no sería posible al menos hasta después de las elecciones presidenciales. Resultaría por demás complejo salir a buscar $ 2.000 millones en un mercado poco receptivo y dominado por la incertidumbre electoral. En la misma situación se encuentran otras colocaciones de acciones que están previstas para este año, como la de los bancos Santander Río y el Supervielle.

La intención es no extender demasiado la colocación del título para conseguir la tasa más baja posible. El bono sería comparable al Global 2017, que rinde levemente por encima del 8% anual. Sin embargo, al tratarse de una compañía que eludió el default en 2002, está en condiciones de perforar el riesgo-país. Los bonos comparables son los de Pan American Energy, la empresa que ahora controlan en partes iguales el grupo Bulgheroni y la china CNOOC.

Las emisiones de bonos en el mercado internacional de parte de emisores argentinos se cuentan con los dedos de una mano en lo que va de 2011. La que inauguró el mercado fue Tarjeta Naranja, que consiguió u$s 300 millones a una tasa del 9% anual. Banco Galicia, por su parte, también volvió a los mercados después de más de diez años consiguiendo una cifra similar a una tasa del 8,75%.

Para el Gobierno resulta una buena noticia este tipo de emisiones, ya que significa el ingreso de divisas y ayuda a que el Banco Central pueda sumar reservas. Además de las colocaciones del sector privado, también la provincia de Buenos Aires consiguió u$s 850 millones en el arranque del año.

Dejá tu comentario