El amor, según una pornostar y un cura

Espectáculos

París (EFE y Especial) - Ensayos sobre el amor hay muchos, pero las vocaciones y oficios de los coautores del último que acaba de aparecer en Francia, «Parlez-nous d'amour» (Háblenos de amor) son singulares. Se trata de una pornostar de los años '70, Brigitte Lahaie, y un sacerdote, Patrice Gourrier, quienes contrastan opiniones sobre el sexo y el amor en un libro escrito a dúo por ambos y que ayer salió a la venta.

Si bien sus visiones sobre el amor, la pareja, la sexualidad o la fidelidad son generalmente opuestas, a veces encuentran ciertas coincidencias. Cuando entregaron el libro a la editorial Flammarion, lo llamaron «El cura y la puta», aunque sus editores optaron por cambiarlo por el actual.

Además de coautores, Lahaie (ya retirada del oficio que la hizo famosa y adinerada) y Gourrier son colegas en una emisora radiofónica, la emisora RMC. Allí fue donde se conocieron, ya que el cura interviene como columnista los lunes. La prostituta (como gusta de continuar llamándose) conduce todas las tardes un programa sobre sexualidad, «Lahaie, l'amour et vous», realizado con las llamadas telefónicas de sus oyentes.

«Hay dos drogas que nos permiten olvidar que somos mortales: la religión y el amor», dice Lahaie en el libro. Y agrega: «La Iglesia cree que el ser humano es bueno. Sin embargo, el hombre es bueno y malo a la vez. Si la fidelidad es posible a los 50 años, me parece muy difícil pretender que también lo sea a los 20, a una edad plena de pulsiones incontrolables, de demonios».

De vocación tardía, pues se ordenó cura a los 40 años, como contó en 2003 en su libro «J'ai choisi d'être prêtre» (Yo decidí ser cura), Gourrier, de 47 años, no comparte las opiniones de Lahaie, aunque tampoco las tesis oficiales de la Iglesia.

En una entrevista que le otorgó ayer al diario «Le Parisien», Gourrier señala que hasta el siglo XIII los curas solteros cohabitaban con los casados, y mantiene que el obligado celibato actual «no tiene ningún fundamento teológico». Por si hubiese dudas, resalta que el propio San Pedro estaba casado.

Sobre la sexualidad, uno de los temas principales del libro, Gourrier destaca que el propio Karol Wojtyla, antes de convertirse en Juan Pablo II, escribió un ensayo titulado «Amor y responsabilidad», donde consideraba necesario «exigir que en el acto sexual el hombre no sea el único que alcance el punto culminante de la excitación y que esto se produzca con la participación de la mujer y no a costa de ella».

Gourrier dice que conoció a Brigitte Lahaie el día de San Valentín de 2006, durante uno de sus programas, y que le pareció extraordinaria su forma de hablar del noviazgo. Este es uno de los temas sobre los que están de acuerdo en el libro, pues ambos piensan que sería preciso restablecer el rito del noviazgo.

«Amar es amar al otro tal cual es», dice la prostituta. «Y esto implica aceptar que el otro pueda tener una aventura con otra persona. Se puede aceptar, aunque eso no implica que se sufra horriblemente». Para el sacerdote, «Entregarse por completo al otro a través del sacramento del matrimonio es todo lo contrario de lo que practica hoy nuestra sociedad de consumo.Hoy todo se toma y se tira. Tomo el tren, tomo un objeto. Cuando ya no me sirven, me bajo o lo dejo. El amor no es eso. Además, es muy importante que la seducción recíproca persista. de un lado y del otro, en la vida cotidiana». Lahaie lo retruca: «Es muy hermoso escuchar eso de entrega total de por vida. Pero es pura utopía. El ser humano es imperfecto, no está hecho para los absolutos». Hay dos temas, desde luego, en los que tampoco están de acuerdo: los métodos anticonceptivos y el aborto.

La ex pornostar, quien hoy asegura haberse convertido al budismo, ya había publicado un libro hace dos años, «L'amour et le couple» (El amor y la pareja). Ese mismo año, Gourrier publicó una «Carta abierta al próximo Papa. Frente a las 'barbaries' modernas, ¿despreocupación o derecho de revuelta?».

Dejá tu comentario