Los expulsados de Chernobil, en La Habana

Espectáculos

Tarará, nombre de un lindo barrio playero cerca de La Habana, recuerda el admirable trabajo con que los cubanos contuvieron y curaron a miles de niños, víctimas de la catástrofe de Chernobil. En la URSS “la salud pública ya estaba desatendida”, cuenta uno de ellos. Poco después el régimen soviético implosionó, con un efecto dominó que provocó en Cuba duras consecuencias económicas y anímicas.

Aun así, la isla mantuvo eso que algunos llaman hermandad socialista y otros, simplemente, humanidad. “Patria es humanidad”, fue la consigna. En el recuerdo se alternan tres ucranianos muy agradecidos, una traductora, un médico (“Si uno busca, siempre encuentra a quien darle una mano”, dice, sin darse importancia). Muy interesantes las imágenes de archivo, y la costumbre de Fidel Castro de visitar los hospitales, la noche de Año Nuevo, para acompañar a los internados. También, los relatos de Aleida Guevara en África, que daban por sí mismos para otro documental. Una lástima, que éste que ahora vemos se desperdigue rápidamente en otros temas con participación de bajadores de línea (según uno de ellos, por ejemplo, el culpable de la estrepitosa caída del llamado socialismo real fue Ronald Reagan).

“Tarará. La historia de Chernobil en Cuba” (Argentina, 2021); Dir.: E. Fontán. Documental.

Dejá tu comentario