Mismo tema, estilos distintos

Espectáculos

Coinciden en estrenarse dos películas de amor homosexual, ambas de cuidado estilo y narración trabajada sobre flashbacks. Pero hasta ahí llegan los parecidos. Premiado en el Bafici, “Fin de siglo”, del debutante Luciano Castro, refiere el bonito encuentro barcelonés de un argentino residente en Nueva York (como el director) con un español residente en Berlín. Charla postcoitum va, charla viene, descubren que ya se habían conocido, varios años antes. Los recuerdos varían, se confunden, y surge una especie de tiempo alternativo, como una especulación de lo que habría podido ser, o quizás haya sido. El resultado es una historia de amor con montaje de los ’60, linda música, publicidad de bóxers, cuidado nivel técnico y formal, cuidadas escenas de pornosoft y tono de cine indie americano, como un Richard Linklater sin Julie Delpy. Aparece Mia Maestro, pero de modo muy circunstancial.

Por su parte, premiado en La Habana, “El príncipe”, del debutante Sebastián Muñoz, refiere el encuentro carcelario de un jovencito con el preso que corta el estofado en el pabellón. La acción transcurre en Chile a comienzos de los ’70 y las charlas y demás en este caso llevan a otra clase de descubrimientos. El resultado es una historia de dominación y cariño con montaje nervioso, música singular (incluye una versión terrible del bolero “Ansiedad”), aire tercermundista, sorprendente nivel técnico y artístico y tono de nuevo cine latinoamericano, como un film inicial de Arturo Ripstein, “Cadena perpetua”. Aparece Gastón Pauls, pero la figura central es el venerable Alfredo Castro. Detalle a tener en cuenta, la película está libremente basada en una lejana novela del chileno Mario Cruz, prohibida en su momento y nunca reeditada hasta el presente.

P. S.

“El príncipe” (Chile-Argentina, 2019). Dir.: S. Muñoz. Int.: A. Castro, J.C. Maldonado, G. Pauls.

“Fin de siglo” (Argentina, 2019). Dir.: L. Castro; Int.: J. Barberini, R. Pujol, M. Maestro.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario