Oliver Stone revive el 11 de septiembre

Espectáculos

Los Angeles (Especial) - Quien espere una nueva teoría política de Oliver Stone en su próxima y esperada película, «World Trade Center» (dedicada, como ya se infiere por su título, a la caída de las Torres Gemelas el 21 de septiembre de 2001), saldrá defraudado. El controvertido cineasta, que hizo correr ríos de tinta con la «teoría conspirativa» que expuso en «JFK», o que produjo más de una polémica con sus películas dedicadas a Richard Nixon, Wall Street o Vietnam («Pelotón»), acaba de declarar en el festival de cine de Bangkok que su nuevo film es «el sincero intento por describir el aspecto humano de la tragedia más grande que vivió Nueva York en el siglo XX».

En el Festival Internacional de Cine de Bangkok, que le dedicó una retrospectiva integral y un homenaje a su carrera, Stone habló por primera vez de la película cuyo rodaje concluyó hace dos semanas, y que está centrada principalmente en el papel que jugaron los bomberos durante la catástrofe. Nicolas Cage, protagonista del film, interpreta a uno de esos nuevos héroes de la sociedad norteamericana.

«¿Están los Estados Unidos preparados para ver este film? No lo sé. ¿Pero están los Estados Unidos preparados para el sexo gay? Tampoco lo sé»,
dijo Stone, aludiendo a « Secreto en la montaña», el film favorito para llevarse el Oscar. «Yo no estoy en el negocio de saber para qué están listos los Estados Unidos y filmar a medida. Uno, simplemente, trata de hacer siempre lo mejor», agregó.

Cuando se le pidió que definiera «World Trade Center». se limitó a decir: «Es una película sencilla, austera en muchos sentidos. Un intento de ser lo más realista posible acerca de lo que ocurrió en esos edificios, de mostrar qué se sintió. Y también una especie de documento de 24 horas sobre los esfuerzos más que humanos de los bomberos». dijo Stone. «Sobrevivieron en circunstancias realmente extraordinarias. La película muestra los rescates, lo que vivían sus familias en casa, sus vidas, sus relaciones. Siempre me despertó la curiosidad conocer cuál era su estado mental, en qué condiciones hicieron lo que hicieron».

Stone
, que sobrellevó un gran revés el año pasado con su última y costosa película, « Alejandro Magno» (que rehízo para su edición en DVD, a partir de la reacción negativa que hubo cuando su estreno en los cines), opinó que su nuevo film le dio al elenco y al equipo técnico, aunque sea superficialmente, una idea cercana de lo que deben haber sentido los sobrevivientes. «Tuve una tos de pecho durante seis semanas durante el rodaje, a causa de todo el humo en medio del cual filmábamos. Era algo horrible. Todo agujeros y humo».

En un momento, cuando se le preguntó si la falta de sustrato político de su nuevo film era consecuencia del recuerdo de las muchas recriminaciones que había sufrido en el pasado, se exaltó: «De ninguna manera. Yo hice este film de la forma en que sentí que quería hacerlo.Y sostengo todo lo que expresé en mis películas anteriores. Siempre hay algo que me hizo mucha gracia, y es cuando se me ha dicho que yo le 'lavaba el cerebro' a los más jóvenes con películas como 'JFK'. Sin embargo, hay una enorme cantidad de jóvenes en mi país que ni siquiera tienen la más remota idea de quién fue Kennedy. ¿Ustedes creen que se le puede lavar la cabeza a un idiota? Yo no. Al menos, entre los más jóvenes, hubo algunos que salieron del cine con ganas de leer un libro de historia. Y eso no está nada mal».

Dejá tu comentario