Tras incumplir un tercer vencimiento de su deuda, Evergrande sufre nuevas rebajas de calificación

Finanzas

Esta semana incumplió una tercera ronda de pagos de intereses de sus bonos internacionales, mientras que otras empresas también advirtieron que podrían caer en default.

La crisis de China Evergrande Group y otras grandes inmobiliarias impulsaba el miércoles a un nivel récord las primas de riesgo del mercado de deuda a las firmas chinas más débiles y provocaba una nueva ronda de rebajas de calificación crediticia.

Evergrande, que tiene más de u$s300.000 millones en pasivos y 1.300 proyectos inmobiliarios en más de 280 ciudades, incumplió esta semana una tercera ronda de pagos de intereses de sus bonos internacionales, mientras que otras empresas también advirtieron que podrían caer en 'default'.

La agencia de calificación S&P Global entregó nuevas rebajas a dos de las firmas más grandes del sector, Greenland Holdings -que ha construido algunas de las torres residenciales más altas del mundo- y E-house, y advirtió que podría reducir aún más sus calificaciones.

El sector inmobiliario -que asciende a 5 billones de dólares- representa cerca de una cuarta parte de la economía china según algunas métricas. En la señal más clara hasta ahora de que las preocupaciones de los inversores globales están creciendo, el diferencial -o prima de riesgo- de las empresas chinas con grado de inversión, que tienden a tener las finanzas más sólidas, saltó a su nivel más amplio en más de dos meses.

El diferencial en el índice equivalente de alto rendimiento o con calificación de "basura" del que forma parte Evergrande tocó un nuevo máximo histórico de 2,337 puntos básicos. Eso llevó el retorno -que refleja cuánto tendrían que pagar las empresas para tomar prestado- a un sorprendente 24%.

"Vemos el riesgo de que una corrección desordenada en el mercado inmobiliario pueda causar fuertes caídas de precios, afectando al patrimonio personal de los propietarios", dijo en un informe Kim Eng Tan, analista de crédito de S&P Ratings.

"Un evento de este tipo también podría contribuir a pérdidas a gran escala por parte de los inversores en productos de gestión patrimonial y los contratistas y empresas de servicios que apoyan a los desarrolladores", agregó.

Evergrande no pagó cerca de u$s150 millones en cupones de tres bonos que vencían el lunes, tras otros dos impagos en septiembre. Aunque la empresa no ha incumplido técnicamente esos pagos, que tienen periodos de gracia de 30 días, los inversores dicen que esperan un largo y prolongado proceso de reestructuración de la deuda.

Los bonos emitidos por promotoras como Shanghai Shimao Co Ltd, China Aoyuan Group y Country Garden Properties Group caían entre un 1,6% y un 7,4%, según datos comerciales, mientras que Kaisa Group -la primera inmobiliaria china que cayó en impagos en 2015- veía cómo algunos de sus bonos denominados en dólares declinaban hasta los 35 centavos, llevando sus rendimientos a casi el 60%.

Kaisa tiene 3.200 millones de dólares en bonos internacionales para abonar el próximo año, solo por detrás de los 3.500 millones de dólares de Evergrande. Un subíndice que sigue las acciones A de las inmobiliarias caía un 0,7%, comparado con el alza del 1,2% en el índice CSI300 de acciones destacadas chinas.

"Seguimos manteniendo una posición infraponderada en el sector inmobiliario para nuestras carteras de acciones de China", dijo Virginie Maisonneuve, de Allianz Global Investors. "No tenemos planes para agregar en el corto plazo", indicó, aunque agregó que Pekín debería poder contener los problemas.

Temas

Dejá tu comentario