Dólar: las causas del fuerte rebote del blue

Finanzas

El paralelo emprendió un súbito rebote este martes, al trepar $3 a su máximo mensual, mientras la brecha del oficial con el CCL -que anotó su mayor valor en el año- superó el 70% por primera vez en tres meses.

Tras el fuerte salto a fines de abril, la primera quincena de mayo había transitado con relativa calma en el mercado de los dólares paralelos, sobre todo en el blue, pero también en los financieros.

Sin embargo, y pese a las expectativas favorables de que el país alcance un acuerdo por su deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París, tras la reciente gira por Europa del presidente Alberto Fernández, el paralelo emprendió un súbito rebote este martes, al trepar $3 hasta los $156, su máximo valor mensual, mientras la brecha del oficial con el "contado con liqui" (que alcanzó su mayor valor en el año) superó el 70% por primera vez en tres meses, tras amenazar con un avance más holgado, que luego se achicó a solo 0,3% por la intervención de organismos oficiales.

Entre las causas de esta reacción al alza, los especialistas enumeran las posibles nuevas restricciones a la circulación para intentar moderar la elevada cifra de casos diarios y de fallecimientos por Covid-19, lo que podría generar la necesidad de mayores subsidios, y por ende, emisión de dinero.

También creen que tiene impacto un mayor clima de cautela ante la desafiante mega licitación de deuda en pesos que debe afrontar este miércoles el Ministerio de Economía, ante importantes vencimientos.

En tanto, los expertos no soslayan los ruidos que generó en el mercado la decisión del Gobierno de suspender por 30 días las exportaciones de carne, con el fin de lograr frenar la suba de precios.

Si a estos factores, le sumamos que el blue acumula una caída de $10 en el año, mientras que los dólares financieros suben entre 12% y 15%, frente a una inflación cercana al 20% en lo que va de 2021, suena hasta lógica la marcha alcista de los tipos de cambio alternativos.

Sin embargo, esa tendencia por ahora es contrarrestada por el poder de fuego del Banco Central, que gracias al mayor ingreso de divisas producto de los precios récords de los commodities, acumula compras netas por mas de u$s5.000 millones en el año. Por lo tanto, las presiones sobre los dólares no oficiales, son por el momento controlables, pero enfrentarán mayores desafíos cuando finalice el período estacional de la cosecha gruesa, y nos acerquemos a septiembre, mes en el que se llevarán a cabo las PASO, siempre y cuando, no aparezca antes una tercera ola de Covid-19.

Lucas Yatche, Financial Advisor de Liebre Capital

Los rumores de mayores restricciones de circulación, sumando las expectativas de nuevos subsidios y las señales negativas del cese de la exportación de carne, generaron presión en los distintos tipos de cambio. Tanto los dólares de la bolsa (MEP/CCL) como el informal se mantuvieron firmes a lo largo de la rueda.

De todos modos, más allá de estas señales, es importante remarcar que la inflación acumula un 17,6% (sin considerar mayo), mientras que la devaluación del MEP/CCL alcanza el 12/15% y el informal aún se encuentra por debajo del cierre del 2020.

Por otro lado, las tasas reales negativas en pesos incentivan a los inversores a demandar más moneda extranjera. Hacia adelante, se espera que la volatilidad se mantenga, donde la licitación del Tesoro de este miércoles -que buscará cubrir vencimientos semanales por $305.000 millones- jugará un rol clave para la tendencia en el cortísimo plazo.

Gustavo Ber, economista de Estudio Ber

Posiblemente despierte expectativa la mega licitación de este miércoles, la cual será seguida por un desafiante perfil de "roll-over" en los próximos meses. Los activos financieros también se dieron vuelta intradiariamente, tras la recuperación ensayada a partir de la expectativa del Club de París. Además, todos los ruidos políticos influyen y generan incertidumbre, por ende, dolarización de carteras.

El de este miércoles va a ser un importante test, por eso la cantidad de instrumentos, y mejora en condiciones que ya se venían planteando. Ello se debe el cronograma hacia adelante resulta en próximos meses desafiante y el "roll-over" es crucial para evitar una mayor emisión monetaria.

Creo que puede salir aceptable, sobre todo por el perfil de tenedores, y es importante como señal ante lo que se viene, aun cuando algunos extranjeros puedan salir y de ahí el renovado repunte de los dólares financieros.

Guido Lorenzo, director de la consultora LCG

Si uno mira la cantidad de reservas y de pesos que hay en la economía, es justificado que haya más presión sobre los dólares alternativos, pero no veo aún una situación de desborde. No quita que ese riesgo no aparezca a lo largo del año.

Gracias a que aún hay un sesgo contractivo en lo fiscal y, por lo tanto, en lo monetario, están relativamente bajo control el dólar blue y los financieros. De todos modos, dudo que esta política se pueda mantener entrado el calendario electoral.

Temas

Dejá tu comentario