Dólar: qué pasará y en qué invertir

Finanzas

La economía transita por mercados alterados, Argentina se encuentra ante un escenario de corto plazo muy complicado y difícil de sobrellevar, ya sea por el escenario interno o internacional.

La economía transita por mercados alterados, Argentina se encuentra ante un escenario de corto plazo muy complicado y difícil de sobrellevar, ya sea por el escenario interno o internacional.

Escenario internacional

La guerra entre Ucrania y Rusia nos deja un gran interrogante, ya que muchas materias primas de esas regiones podrían disminuir su oferta. Sin embargo, resulta llamativo que el flujo de tránsito en el mar negro solo se haya reducido en un 6% después de la guerra. Evidentemente alguien está comprando lo que Rusia produce, las sanciones económicas se declararon, pero no se están ejecutando y esto genera un gran aporte a la confusión general. Daría la impresión que muchas materias primas descontaron precios a la suba que no se podrán sostener en el mediano y largo plazo.

El covid en China obligó a poner en cuarentena a cerca de 400 millones de personas, esto va a generar una desaceleración importante en la economía mundial. Cuando el mundo crecía y las materias primas escalaban precios aceleradamente, China crecía a una tasa superior al 6% anual, se pronosticó una suba del 4,4% para este año, post covid podría crecer a una tasa inferior.

Este efecto pobreza en la economía China podría hacer que los precios de las materias primas tomaran un camino descendente. Por otro lado, la devaluación del Yuan y el fortalecimiento del dólar, encarecen el precio de las materias primas, lo que hace más probable una baja en el precio de los granos.

La suba de la tasa en Estados Unidos empuja a la suba el precio del dólar a nivel internacional. Un dólar más fortalecido por una mayor demanda para colocar a tasa de interés es un enemigo para el precio de las materias primas. Estados Unidos se convierte en una aspiradora de fondos.

Todo hace presumir que la tasa de corto plazo subiría a niveles del 3,0% anual, mientras que la tasa de retorno de los bonos de tesorería americana a 30 años se ubicaría en niveles de 3,5% y 4,0% anual. El presidente de la Reserva Federal anunció que se tomarán todas las medidas necesarias para reducir los altos niveles de inflación.

Escenario local

El Gobierno se enfrenta a un escenario muy difícil, es probable que las materias primas argentinas comiencen una gran toma de ganancias, esto afecte no solo los ingresos fiscales, sino también a las divisas del Banco Central República Argentina.

En Brasil las tasas de corto plazo subieron al 12,75% anual y el real se ubica por debajo de 5,0 reales por dólar, lo que denota que está recibiendo capitales del exterior, algo que también debería estar ocurriendo en Argentina ya que los dólares alternativos se ubican muy cerca del precio del dólar solidario que cotiza en $ 203, mientras que los dólares alternativos cotizan en torno a $ 210.

El valor del dólar está en un nivel muy bajo y es un buen momento para invertir en este instrumento. El euro a nivel internacional está bajando, pero por el momento no aconsejamos comprar este activo. La inflación en Europa se ubica en el 7,4% anual, en Gran Bretaña el 9,0% anual y en Estados Unidos el 8,3% anual, no obstante, las tasas de interés en Europa no llegan al 1% anual, mientras que en Estados Unidos, colocado a 3 años, conseguís colocando el dinero a una tasa del 2,9% anual. Como las tasas son negativas frente a la inflación, consideramos que los precios pueden seguir a la suba en el mundo, lo que tarde o temprano impactará también sobre Argentina.

El dólar mayorista para el mes de mayo aumentaría en torno del 4,1% al 4,3%, por ende, dejaría un piso muy alto de inflación para el mes, las perspectivas de inflación de mayo estarían en un piso del 5%. A este ritmo de inflación, para fin de año, terminaríamos con un aumento de precios en torno del 70% anual.

Este año Argentina tendría un crecimiento del 2,5% anual, pero el mayor problema asoma para el año 2023, la falta de inversión en el año actual nos genera dudas de que el país pueda crecer el año próximo.

Las empresas deberían trabajar en aumentar la participación de sus productos en el mercado, ampliando la paleta de productos, en su mayoría a precios inferiores a los actuales, dado que no vemos un escenario de crecimiento de los salarios reales.

Hay que aprovechar las tasas de financiación actuales, ya que siguen siendo inferiores a la tasa de inflación, más bajas que la tasa de devaluación proyectada y hay que hacer una evaluación de la inflación de tu propia empresa, perspectivas de ventas, cantidad de días para el cobro de la mercadería vendida y plazo de pagos a proveedores.

En qué invertir

Seguimos recomendando el plazo fijo ajustado por inflación y la compra de bonos globales en dólares, en especial los que vencen en el año 2030 y 2038, estos bonos pueden ser utilizados para obtener financiamiento bajo la modalidad de caución, hoy con una tasa inferior al 50% anual.

Las acciones y las criptomonedas no son lo mismo, pero ambos activos hoy son considerados muy riesgosos, dada la probable suba de la tasa de corto plazo en el mundo y el fortalecimiento del dólar.

Seguimos recomendando compra de propiedades a los precios actuales, si bien la rentabilidad sobre los alquileres cobrados no luce relevante, es probable que con un nuevo gobierno en el año 2023 tengamos una fuerte suba de los activos inmuebles.

En resumen, los activos financieros están sufriendo un alto estrés, que difícilmente lo puedan superar en el corto plazo. Hay que comprar pensando en acopiar bonos en dólares para obtener buenas rentabilidades a un año vista.

Las propiedades son un muy buen negocio, que se materializará a mediano plazo, ya que los precios actuales están lejos de los observados durante los años 2017/18. Para los que tengan liquidez en pesos el plazo fijo ajustado por inflación es una muy buena alternativa.

Temas

Dejá tu comentario