Ley de alquileres: advierten que habrá menos ofertas y suba de precios

Información General

Una de las modificaciones más grande que busca imponer la normativa es la extensión de los contratos a tres años. Para el sector desalienta un negocio que hoy se ubica con la rentabilidad más baja de su historia.

La tan postergada Ley de Alquileres recibió hoy dictamen de la Comisión de Legislación General del Senado y podría votarse el próximo jueves lo que se transforma en un nuevo golpe para el sector de real estate. Los inmobiliarios aseguran que la normativa generará una baja en la oferta de alquileres y por ende un incremento de los valores que se ofrecen hoy. “No entendemos como para el Gobierno se trata de una prioridad en este contexto”, resumieron agentes consultados.

Estamos sorprendidos por el momento histórico, nos parece una locura que se trate en este momento. Es un tema preocupante para el país. No se entiende para que cambiar algo que funciona bien justo en este momento en donde no podemos mostrar propiedades, fijar esto como prioridad sin habernos escuchado es muy preocupante”, indicó Marta Liotto, vicepresidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires.

El Senado debatió el proyecto de ley de Alquileres, que ya tiene media sanción de la Cámara de Diputados, y que apunta a equilibrar las relaciones. La iniciativa, que modifica el Código Civil y Comercial de la Nación, busca llevar como plazo mínimo los alquileres de dos a tres años, y entre los puntos más destacados una actualización anual del precio de todos los contratos (independientemente de su valor), sobre la base de una fórmula de indexación mixta que combina en partes iguales la evolución de la inflación (IPC) y de los salarios (RIPTE).

Este artículo fue uno de los que mayor debate generó, ya que algunos senadores sospechan que podría dejar abierta la posibilidad de que haya más aumentos que los prometidos en la norma. Por lo que fuentes parlamentarias, dejaron trascender la posibilidad de modificar la norma venida en revisión en el mismo recinto de sesiones.

Otra de las reformas que introduce el proyecto tiene que ver con la disposición de que el depósito de entrada no pueda representar un monto mayor al valor del primer mes de alquiler. A su vez, se amplía la gama de opciones que los inquilinos pueden presentar al propietario en concepto de garantía: ya no sólo se admitirán inmuebles de terceros sino también recibos de sueldos, certificados de ingreso, seguros de caución o avales bancarios.

La extensión a tres años para nosotros es muy preocupante, entendemos que lo que puede llegar a suceder es que se reduzca la cantidad de propiedades en oferta, que no le interese alquilar bajo estas condiciones”, agregó Liotto. Otro de los factores que desalienta el alquiler es la baja tasa de rentabilidad que alcanza hoy cifras históricas: “Para el propietario, la rentabilidad hoy está en su mínimo histórico y para el inquilino, el alquiler y las expensas se llevan en algunos casos más del 50% de su salario. La gran pregunta es entonces quién es el culpable. La respuesta es inequívoca: la inestabilidad económica y la maldita inflación", indicó el asesor inmobiliario Daniel Zampone.

El sector atraviesa una profunda crisis que se vio acrecentada como consecuencia de la cuarentena por el coronavirus que dejó a las inmobiliarias inhabilitadas para operar por más de 60 días. Según datos del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires en abril se labraron sólo 7 actas de compra-venta lo que generó una caída del 99,7% respecto al mes anterior.

“Si hay propiedades que se retiran del mercado para el alquiler va a haber menos propiedades por lo tanto el alquiler de las locaciones va a aumentar, este es el gran riesgo que tememos cuando se tocan estos temas”, arremetió preocupada Liotto. Por su parte, el presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, (CIA), Alejandro Bennazar aseguró que hasta que la Ley no esté aprobada no se sabrá cómo afectará al sector aunque reconoció que "los alquileres de tres años pueden generar inconvenientes entre los propietarios que por los altos índices inflacionarios se ven reacios a aceptar estas condiciones”, pero sostuvo que es importante “generar mejores condiciones para los inquilinos”.

Luego de su aprobación, por unanimidad, en Diputados desde la Cámara Inmobiliaria pidieron algunas modificaciones “en principio estamos de acuerdo con esta Ley, pero necesitamos leer la letra chica”, finalizó Bennazar.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario