China rechazó la responsabilidad del ciberataque contra Microsoft

Información General

Según el país, la acusación sobre los supuestos cuatro piratas chinos "presenta los hechos al revés". Además sostienen que se trata de una campaña de descrédito por interés político.

China rechazó este martes las acusaciones estadounidenses de liderar un ciberataque masivo contra el gigante tecnológico Microsoft en marzo, calificándolas de "fabricadas" por Washington y sus aliados.

Según Antony Blinken, jefe de la diplomacia estadounidense, el ataque de marzo, que comprometió a decenas de miles de servidores de correo electrónico de Microsoft Exchange en todo el mundo, es parte de un "patrón de comportamiento irresponsable, disruptivo y desestabilizador en el ciberespacio" de China.

En este marco, China respondió a través del portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Zhao Lijian, quien en rueda de prensa aseguró que la acusación estadounidense "está fabricada por completo y presenta los hechos al revés".

El presidente Joe Biden dijo que su país completará una investigación, respecto a los supuestos cuatro piratas informáticos chinos, antes de tomar cualquier medida, y trazó un paralelismo con el delito cibernético que los países occidentales atribuyen a Rusia.

"El gobierno chino, al igual que el gobierno ruso, no está haciendo los ciberataques por sí mismo, sino que está protegiendo a quienes lo están haciendo, y tal vez incluso dando lugar a que puedan hacerlo", aseguró Biden a periodistas en la Casa Blanca.

En un paso que la administración Biden calificó como sin precedentes, Estados Unidos coordinó su declaración con sus aliados: la Unión Europea (UE), el Reino Unido, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Japón y la OTAN.

Por su parte, el vocero de Relaciones Exteriores chino afirmó este martes que la acción de Estados Unidos y sus aliados forma parte de una "campaña de descrédito y de presión totalmente motivada por razones políticas".

Los aliados respaldaron las acusaciones contra China. "El gobierno chino debe poner fin a su ciber sabotaje sistemático y debe rendir cuentas si no lo hace", enfatizó el ministro de Exteriores británico, Dominic Raab.

Más prudente, la OTAN emitió una declaración en la que sostuvo que "tomó nota" de las declaraciones estadounidenses, británicas y canadienses sobre China y expresó su "solidaridad".

La UE instó por su parte a las autoridades chinas "a tomar medidas contra las actividades cibernéticas maliciosas llevadas a cabo desde su territorio", sin culpar directamente al gobierno chino del ataque contra Microsoft.

Aunque es la condena más amplia hasta ahora de las actividades digitales chinas, expertos señalan que al no haber anuncio de sanciones o represalias, su alcance es limitado.

El hecho, que aprovechó fallas en el servicio Microsoft Exchange, afectó al menos a 30.000 organizaciones estadounidenses, incluidos gobiernos locales, así como a entidades de todo el mundo.

Un alto funcionario de la administración Biden, que prefirió mantener el anonimato, habló de intentos de extorsión y "demandas de rescate de millones de dólares" dirigidas a empresas privadas por piratas informáticos chinos.

Temas

Dejá tu comentario