Industria tabacalera se resiste a reglamentación

Información General

Mientras concluye hoy en Ginebra la reunión mundial de tabaco, entre 191 países miembros de la Organización Mundial de la Salud decididos a promover una batalla antitabáquica de alto impacto, las tabacaleras apelan a métodos cuestionables para mantener la aceptabilidad social de fumar. El indicador real del éxito de la industria es el hecho de que sólo dos países de América Latina y Caribe (Cuba y Brasil) tengan actualmente restricciones significativas de la promoción del tabaco.

La estrategia primaria de las tabacaleras para contrarrestar un posible marco regulatorio de la actividad es presentarse al Estado como un organismo capaz de autorreglamentarse, ofreciendo cumplir normas voluntarias de prácticas de comercialización que -según estudios internacionales- le permite seguir aplicando sus técnicas de venta más eficaces.

Como muestra vale citar el ejemplo de Ginebra. Para defender la posición argentina durante el tratado del Convenio Marco Antitabaco (un tratado de salud), la Argentina fue representada, en todas las reuniones, por el director de Reconversión de Areas Tabacaleras, Eugenio Corradini, mientras que el vocero enviado desde el Ministerio de Salud, Ernesto de Titto, apenas asistió los primeros días.

• Estrategia

Las tácticas de la industria fueron cambiando a través de los años. Hace un tiempo la tarea primordial era combatir las pruebas crecientes de la conexión entre el tabaquismo y enfermedades graves. Un objetivo quebrado, luego de que un tribunal federal de Los Angeles reclamara a Phillip Morris una indemnización de 28.000 millones de dólares para una fumadora estadounidense de 64 años que había contraído cáncer de pulmón incurable. Si bien desde la casa matriz «sólo» desembolsaron 28 millones (tras apelar la sentencia), el episodio sentó un precedente y las tabacaleras debieron revisar estrategias, además de reconocer abiertamente que el tabaco produce cáncer, incluso entre los fumadores pasivos (ver gráfico). La comunidad científica y médica es unánime al señalar que el tabaquismo pasivo es sumamente nocivo para la salud. La exposición al humo del tabaco de los demás causa en los niños infecciones de oído, bronquitis, neumonías, asma, y el Síndrome de Muerte Súbita del Recién Nacido. En las mujeres embarazadas aumenta el riesgo del aborto espontáneo, de parto prematuro y de tener bebés más pequeños y menos saludables. También causa cáncer de pulmón, ataques cardíacos y otras enfermedades en adultos.

Las tabacaleras decidieron luego apelar a otro foco que le dio buenos dividendos durante muchos años.
Centrar el debate en temas como la importancia de la calidad del aire en locales cerrados, proponiendo la creación de espacios compartidos con secciones de fumadores y no fumadores que « acomodasen» los intereses de todos. Un párrafo extraído de uno de los tantos documentos del Tobacco Institute explicita: «A un dólar por paquete, aún la más liviana de las restricciones del acto de fumar en el trabajo le está costando a la industria 233 millones de dólares en ingresos en Estados Unidos».

Nacieron programas como Campañas de Cortesía y Convivencia en Armonía, que se desarrollaron en toda América latina a través de la Asociación Internacional de Hoteles y Restaurantes. La campaña se inició en Chile, a pocos días de que una encuesta mostrara que más de 80% de la gente apoyaba la prohibición de fumar en lugares de trabajo y restoranes.

• Eje de campaña

No pasó mucho tiempo para que «los jóvenes» se convirtieran en el principal eje de campaña. Teniendo en cuenta la aparición de informes que develaban el más alto índice de adicción en ese sector de la sociedad, pusieron en marcha campañas de «prevención de tabaquismo en adolescentes», posicionando a la industria como «preocupada» con la única finalidad de protegerse de más ataques.

Paradójicamente, mientras promovían estas cruzadas, las empresas lanzaron al mercado spots publicitarios diseñados especialmente para atraer a la juventud. Su principal eslogan era que
«el cigarrillo es sólo para adultos», sin hacer mención de la adicción a la nicotina o las consecuencias del fumar. Un documento de investigación realizado en ese momento detalla que «es difícil imaginarse un mensaje que llegase mejor a los adolescentes, desesperados por sentirse adultos».

Cientos de ejemplos se podrían citar para desentrañar uno por uno los artilugios de las tabacaleras a la hora de imponer trabas, debilitar, e incluso evitar legislación sobre control del tabaco. Por caso, citar intentos de restricciones en publicidad, promoción, comercialización, aumentos de impuestos, etc...

Brasil fue el primer país del mundo en adoptar medidas de fondo contra el consumo del cigarrillo
. Con el objetivo de causar un gran impacto social, el gobierno obligó a las tabacaleras a imprimir en todos los paquetes imágenes que muestran las consecuencias del hábito de fumar.

Para asegurar un mensaje claro, los publicistas a cargo de la campaña optaron por imágenes que abordan algunas de las principales preocupaciones sociales de los brasileños, como el sexo o el estado físico.

• Ejemplos

Las leyendas tradicionales como «fumar es perjudicial para la salud» fueron reemplazadas por frases como «fumar puede causar impotencia» (en la gráfica se ve a una pareja frustrada, al borde de la cama). Pero hay ejemplos más duros aún: un bebé recién nacido conectado a un respirador artificial junto a una imagen de una embarazada fumando; o una mujer internada en estado de coma por un cáncer de pulmón.

Dejá tu comentario